Paul McCartney y John Lennon sí que hacían una buena mancuerna… y no sólo musical. Según relató McCartney en una entrevista para GQ, antes de que los Beatles fueran lanzados a la fama, él, Lennon y otros tres compañeros aplicaron la de la “mano amiga” en grupo.

“En lugar de emborracharnos y enfiestarnos —ni siquiera recuerdo si nos quedamos o algo así— estábamos en esas sillas, y las luces estaban apagadas, alguien comenzó a masturbarse, y nosotros lo hicimos”, contó el exbeatle.

Luego, los jóvenes gritaban nombres, un poco para ponerle más acción al asunto. “Era algo como, ‘¡Brigitte Bardot!’ ‘¡Whoo!'”, añadió McCartney, trayendo a la memoria el nombre de esa actriz francesa que era sex symbol en los 60.

Pero el nombre que gritó John Lennon horrorizó y quitó inspiración a los presentes: el exprimer ministro británico Winston Churchill. Así era el humor del exbeatle, quien fue asesinado en 1980.

Y ahí quedó la cosa

McCartney aseguró que estas “chaquetas” mentales sucedieron solamente una vez. “Hay muchas cosas como ésta cuando eras un adolescente y miras atrás y te preguntas, ¿hicimos esto?”.

Ahora sólo es una anécdota graciosa, de la que dice nadie salió ileso “ni siquiera Brigitte Bardot”. Aunque claro que aplica la frase de una de sus famosas canciones: con una pequeña ayuda de mis amigos.