Cuando tenía 9 años fui a la tienda Zorba Discos a comprar un vinilo llamado Like A Virgin. Había pasado varios meses ahorrando mi domingo para comprar este disco. Nunca olvidaré que la señorita de la tienda que me cobró se atacó de la risa y me dijo: ¿tus papás te dejan comprar ESTO?”. Yo muy digno asentí.

Ya había escuchado “Borderline”. Y en un programa titulado Videorock (sí, conducido por Elsa Saavedra) un video me había dejado atónito. Era “Material Girl” (desconocía quién era Marilyn Monroe). 

Desde entonces he seguido la carrera de Madonna de cerca, he sido su mayor fan y su mayor detractor. La amo, la odio. La admiro, le reprocho. Es una relación de un fan hardcore con una cantante que rompió toda regla. Desafortunadamente lleva más de una década sin poder dar una. Pero eso no le quita su trono: there’s only one queen and that’s Madonna bitch!

Hoy que cumple 60 años y yo estoy a punto de cumplir 44 hago un recuento de las 15 canciones que pienso son sus mejores logros musicales. Seguramente me faltarán muchas. Seguramente no estarán de acuerdo algunos. Pero, vaya, ¿qué no es esa la idea de un conteo motherfu#$!s?

15. Papa Don’t Preach (1986)

Los violines, el leotardo, el escándalo de grupos pro aborto, el coro pegajosísimo. Sin duda, este track del álbum True Blue es un ícono de la primer reinvención de Madonna. Después de sus primeros dos discos, limpió su imagen de “Boy Toy”, pulió su voz y su forma de bailar.

14. La Isla Bonita (1986)

Del mismo disco, la que sin duda es la canción favorita de Madonna y que no puede fallar en sus giras. Una pieza con ritmos flamencos y su primera revelación por el amor al español (y que nunca más pudo mencionar correctamente). La versión del Sticky & Sweet Tour es una obra de arte.

13. Gambler (1985)

En mi opinión, poco humilde, en “Gambler” Madonna es enérgica. El sencillo que grabó para la película Vision Quest, su voz rasposa sin ninguna manipulación es contagiosa. Y el tema producido por JellyBean Benítez es más pegajoso que el UHU pero al mismo tiempo es una de sus canciones más menospreciadas. 🙁

12. Erotica (1992)

Después del triunfo de su mega colaboración con Shep Pettibone dos años antes (pista: strike a pose!), Madonna se reinventó por décima ocasión. Con la figura de Ditta, una dominatriz underground de los antros sadomosoquistas de Nueva York, “Erotica” fue toda una revelación musical. Madonna explorando terrenos desconocidos para todos, una mezcla entre rap, hip-hop, r&b y pop que nadie había escuchado antes. Crucificada en su inicio, el tiempo le hizo justicia a esta joyita musical.

11. Justify My Love (1991)

Cuando Madonna colabora con alguien inesperado, el resultado es magia. Lenny Kravitz se convirtió en el precursor de lo que sería “Erotica” un año más tarde con este single. Éste fue incluido en The Immaculate Collection. Era Madonna instalada en objeto sexual recitando que por favor se la merienden al ritmo africano de un solo beat en loop. Y el video, ¡qué video! El primero censurado en la historia de MTV y el VHS single más vendido en la historia de la música.

10. Borderline (1983)

No todo es dance en la vida de Madonna. En su primer álbum demostró que las baladas eran su fuerte, aún si solo acostumbró hacer una por disco durante la mayor parte de su carrera. El ritmo de “Borderline” la colocó por primera vez en el ojo del huracán, en el que se ha mantenido desde entonces como la única cantante de pop esencial que no piensa desaparecer de la escena.

9. Into The Groove (1985) 

¿Su mejor canción bailable? Probablemente. Incluida en el soundtrack del filme Desperately Seeking Susan, “Into The Groove” es el tema más pegajoso de Madonna, una pieza inconfundible que ha logrado transformar en distintas giras y demostrar que el poder de esta canción no es pasajero. Esta será un clásico forever.

8. Substitute For Love (Drowned World) (1998)

Considerado el primer álbum “serio” de Madonna, en que realmente hay un valor musical a nivel artístico y sin duda el primer disco mainstream en lograr mezclar el pop con la electrónica, el tema que abre Ray Of Light es para ponerle los pelos de punta a uno, entre sus confesiones de estar harta de la vida pública, ser un ser solitario y conformarse con el amor de su primera hija mientras los beats van in crescendo.

7. Paradise (Not For Me) (2000)

Juntarse con Mirwais después del éxito de “Ray Of Light” fue la jugada maestra de Madonna. Después de un disco tan introspectivo y personal y que había sido calificado unanimamente como su obra maestra, el álbum Music se inclinó hacia la experimentación total con el eurotrash. Hay grandes temas y baladas en el disco pero es la sofisticada “Paradise (Not For Me)” la rola que realmente hace un statement. Nunca nadie había grabado un tema así.

6. Crazy For You (1985)

Una balada que la colocó en el primer lugar durante varias semanas en plena promoción de su álbum Like A Virgin y que no estaba incluida en éste, sino en el soundtrack de Vision Quest. Es una balada hermosa que seria perfecta para casarte con el amor de tu vida. Contagiosa y nostálgica, es la primera rola hermosa de Madonna.

5. Hung Up (2005)

Sólo Madonna puede samplear un hit de Abba y mejorarlo. El track que abre Confessions On A Dancefloor, el último gran disco de Madge, es también su último hit en llegar al #1 de la listas de popularidad y la canción que la terminó de colocar como la disco queen en a historia de la música. Es una chulada de canción producida por Stuart Price (a quien Kylie Minogue le debe infinidad de éxitos).

4. Live To Tell (1986)

Madonna dejó atrás su imagen de Chica Material eligiendo una balada como primer sencillo. No es una balada tradicional, su compleja estructura y letra casi inteligible provocaron un misticismo alrededor de su persona. Esta es la canción que la colocó por primera vez como una cantante que había que tomar en serio. 

3. Vogue (1990)

¿Qué más se puede decir de esta canción que no se haya dicho antes? Un parteaguas en la música pop. Un himno gay, un himno disco, un himno de toda una generación. El video dirigido por David Fincher ayudó a darle gran elegancia y clase a un tema que ingeniosamente mezcló sintetizadores con un inesperado puente musical… Greta Garbo and Monroe…

2. Like A Prayer (1989)

Sin duda la canción más icónica de Madonna y que representó un fenómeno musical jamás antes escuchado y jamás repetido. Musicalmente no se puede explicar ¿gospel? ¿funk? ¿música angelical? ¿soul? ¿pop? ¿y por qué empieza con una guitarra eléctrica? Es el mejor experimento musical cortesía de Patrick Leonard, quien le dio a Madonna sus mejores éxitos. Es una canción como ninguna otra. Y con un coro que nadie ha podido igualar.

1. Frozen (1998)

Quizás muchos se preguntaran si tan buena es “Like A Prayer” ¿por qué no ponerla en la primera posición? “Frozen”, el primer sencillo de Ray Of Light me parece musicalmente la  canción mejor lograda de Madonna. La mezcla de electrónica con el pop y los violines, las vueltas de tuerca inesperadas, y la mejor interpretación vocal de Madonna, hacen que esta canción a todo volumen, te haga sentir que genuinamente estás escuchando una verdadera obra maestra. Lo es. La más.