Pussy Riot lanzó una nueva canción el martes en la que imagina a policías amigables con los manifestantes. Esto sucede luego que cuatro de sus integrantes fueran arrestados por irrumpir en el campo durante la final de la Copa del Mundo. 

“Track About a Good Cop” marca una nueva dirección musical para las ruidosas rockeras feministas. La banda punk rusa recurre a los ritmos y sintetizadores del house para hacer una sátira mordaz sobre los policías. 

En el video, cuatro oficiales de policía rusos, tres hombres y una mujer, experimentan una transformación. Pasan de estar parados firmes en la nieve a bailar de forma insinuante como si estuvieran en un club nocturno.

“Chicas y chicos / calles azucaradas / los policías se besan bajo las nubes”, dice el estribillo. “Yo y el policía / Yo y el policía / Hemos convertido a los enemigos en un dúo”. El video tiene matices homoeróticos. 

Pussy Riot calificó el sencillo como “un sueño utópico sobre una realidad política alternativa en la que, en lugar de arrestar a activistas y encarcelarlos, los policías se unen a los activistas”. 

La banda dijo imaginarse un “mundo donde los policías se deshicieron de la homofobia, pararon la guerra contra las drogas y entendieron que es mucho mejor ser alegre y agradable con la gente”.

Las demandas de Pussy Riot

También publicó una lista de demandas. Entre ellas está la libertad de sus cuatro integrantes encarcelados por 15 días por interrumpir la final del domingo. El juego se disputado entre Francia y Croacia fue visto en todo el mundo. 

Instaron a liberar al cineasta ucraniano Oleg Sentsov, en huelga de hambre. A él se le impuso una condena de 20 años por cargos de terrorismo. El grupo exigió además que Rusia deje de disolver las manifestaciones callejeras.

Pussy Riot saltó a la fama después de una breve protesta musical contra el presidente Vladimir Putin en 2012 en el interior de una iglesia en Moscú. 

Las integrantes del grupo Nadejda Tolokonnikova y Maria Alejina fueron liberadas tras cumplir 22 meses de sus sentencias de dos años. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos estimó que las integrantes habían sido sometidas a un trato degradante y privadas de un juicio justo.