Un extraño enemigo, la nueva serie de Amazon Prime en coproducción con Televisa, explora desde la ficción en el movimiento estudiantil del 68. Dirigida por Gabriel Ripstein y protagonizada por Daniel Giménez Cacho, Hernán del Riego, Antonio de la Vega, Irene Azuela y Karina Gidi, esta apuesta no teme llamar a los responsables por su nombre y apellido. 

“Hoy fue un día soleado”, anunciaba Jacobo Zabludovsky en su noticiario, pasada la matanza de estudiantes del 2 de octubre de 1968. Tlatelolco estaba manchada de sangre. La derramó el Estado. Todos lo sabían, pero desde las esferas de poder, pocos lo señalaban.

“Hasta hace poco, no se podía hablar de esto”, sentencia Daniel Giménez Cacho, activista y actor protagonista de Un Extraño Enemigo, serial de Amazon Prime, basado en el movimiento estudiantil.

Y parece que tiene razón. A 50 años del genocidio, esta serie pone el punto sobre las íes. Si es verdad que no deja de ser una ficción, el director Gabriel Ripstein y sus protagonistas se documentaron extenuantemente para relatar algo que sigue doliendo.

Cortesía: Amazon Prime
Escena de “Un Extraño Enemigo”.

Un extraño enemigo

Aquí no sólo se ve la represión y matanza estudiantil, sino a los halcones. Están presentes las disputas entre funcionarios y la transición de poder. Los intereses de otros países en la continuidad política, como el mes pasado revelara el escritor Sergio Aguayo: “Díaz estaba en la nómina de la CIA”. Aquí están los motivos de Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría y el contexto de las olimpiadas. Y todo tiene nombre y apellidos.

“Sí estamos contando una ficción, pero también estamos contando muchos hechos que fueron reales. Estamos contando la historia desde una perspectiva que no se había contado, sobre los hilos. Todo este teje y maneje previo a una sucesión presidencial, a las olimpiadas y todo lo que ocurre no sólo el 2 de octubre, sino atrás: la ingerencia de la KGB, de la CIA y todos estos intereses mezclados”, comparte en entrevista Antonio de la Vega, quien encarna a Echverría en esta ficción. 

El compromiso en Un Extraño Enemigo era completo. Incluía un trabajo de época sutil que no quitara los reflectores de la historia. También una interpretación de los agentes históricos que tanto se han discutido.

“Díaz Ordaz es una figura que sigue estando muy presente en la memoria colectiva. Había que ver qué tanto pretender emularlo y qué tanto separarse. En la Universidad de California, en San Diego, que es donde yo vivo, hay mucho material sobre él. Me fije mucho en la forma, en sus manerismos y ademanes, pero también me interesaba investigar los sucesos, histórica y biográficamente, porque a mí me gusta entender al personaje desde sus motivaciones. Lo principal que encontré fue que lo sentía como una persona muy preocupada por el bienestar sobre lo que él pensaba o creía que era su país; las formas que se tenían que guardar o lo que se tenía que respetar”, explica Hernán del Riego, intérprete del expresidente mexicano Gustavo Díaz Ordaz.

Cortesía: Amazon Prime
Escena de “Un Extraño Enemigo”.

Cosa curiosa, la misma televisora de la que saliera la frase “hoy fue un día nublado” es la que produce este serial en el que se habla sin miedo. “Para mí es una celebración el hecho de que Televisa esté produciendo este tipo de contenidos. Entiendo que empiece la serie y al ver el logo sientas temor, sospecha, no te encante, pero al minuto cinco te das cuenta de la factura de la serie. Sólo queda aplaudir”, comparte Irene Azuela, intérprete de una periodista llamada Elena.

Secreto Develado

Inspirado en el político Fernando Gutiérrez Barrios, presunto responsable de la matanza del 68, el papel de Daniel Giménez Cacho es un ejecutor de la ley. Fernando Barrientos está al frente de la Policía Secreta Mexicana donde se tortura y mata.

Tal fue el trabajo de época y precisión de los detalles, que al actor mexicano le llegaron documentos reales que aparecerían a cuadro. Una de esas hojas provenía de los archivos de quien llegara a ser senador y se deslindara de lo acontecido desde el tribunal del Senado.

“Yo abrí mi escritorio y había facsímiles, documentos firmados por mi personaje con una lista de presos reales y aparece mi suegro. Mi suegro fue arrestado por Gutiérrez Barrios (capitán de la policía secreta en esa época). Fui a platicar con alguien que trabajó con él y le pregunté: ‘¿de casualidad tuvo que ver en el arresto de Félix Godel?’. Y me contesta: ‘¿Félix Goded Andreu? Claro, eran cabrones estos estudiantes'”.

Con esta precisión, y con la calidad y prestigio político que tienen actores como Azuela, Giménez Cacho y Karina Gidi, seguramente Un Extraño Enemigo, que se estrena el próximo 2 de octubre, será un nuevo acercamiento frontal, y a través del entretenimiento, de lo ocurrido hace cinco décadas. Y sí, aunque hay ficción, también hay nombres y apellidos.