Esta promotora argentina está en contra de las medidas adoptadas por la Fórmula 1, que excluyen a las edecanes de la pista y que se reprodujeron en sus principales campos de trabajo.

Por José Miguel B. Ávila

 

“La utilización de grid girls no corresponde con los valores defendidos por nuestra marca y está claramente en contra de las normas sociales actuales”, así anunció Sean Bratches, director comercial de la Fórmula 1, que las edecanes ya no serán empleadas en la pista de las competencias, a partir de esta temporada.

La medida, que pretende salvaguardar y mejorar la imagen de la mujer en esta disciplina, fue bien recibida por sectores feministas y en contra de la cosificación de las mujeres, pero para las trabajadoras que tienen en esta clase de actividades su principal ingreso económico, es todo lo contrario.

“El feminismo se está saliendo de control”.

Publicidad

Tal es el caso de Mariana Geoffroy, modelo argentina de 25 años de edad, cuyas opiniones polemizaron y se viralizaron inmediatamente, pues defiende su ocupación y tacha al feminismo de “hacer que la mujer, con acciones como esta, pierda espacio y retroceda”.

Hace aproximadamente 8 años que trabajo de promotora y hoy nos quieren cortar las alas, no podemos seguir creciendo…

Posted by Mariana Geoffroy on Thursday, February 15, 2018

En S1NGULAR platicamos con Mariana, quien aceptó que llegar a la Fórmula 1 era un sueño para ella y sus compañeras de trabajo, mismas que ahora tampoco podrán desarrollarse en las principales categorías que se corren en Argentina.

“La F1 dejó sin trabajo a las promotoras de esa categoría, como paso acá en Argentina con el Súper Turismo Competición 2000, el TC 2000 y otros, en los cuales trabajé durante las últimas tres ediciones. Esto no pasó por culpa de ellos, es por culpa de las feministas que inducen a las empresas a que tomen diferentes medidas. Los que antes nos empleaban, ahora, por miedo a cuestionamientos, no nos contratan”, expresó.

Facebook: Mariana Geoffroy

Para ella, el feminismo “se está saliendo de control”. Lo define como un movimiento social que se ocupa de que la explotación, dominación y otros tipos de violencia contra la mujer sean erradicados, pero “se les va de las manos y están prohibiendo todo. Elecciones de reinas de belleza, promotoras, ¿a dónde quieren llegar? Nosotras no fomentamos la violencia de género por ponernos vestidos cortos, en cambio ellas salen a las calles con los pechos descubiertos y pintados. No es la forma, de esa manera no van a llegar a nada, se ponen en contra de las que nos ganamos la vida laborando y no haciendo quilombo”.

“Pienso que son ellas mismas quienes cosifican y discriminan a nuestro grupo de mujeres, las que elegimos de forma personal realizar estas actividades”, agregó Goeffroy, quien trabaja en eventos automovilísticos desde hace cuatro años y se preparó, con cursos y capacitaciones, para tener un mejor desempeño y mayores oportunidades.

 

Facebook: Mariana Geoffroy

Sus ganancias como promotora le sirven para sustentar a su familia: “Mi casa está conformada por cuatro personas y mi trabajo es de gran ayuda. Mi papá es jubilado y el dinero a veces no alcanza, por eso trabajo en esto, es un extra que hago”.

Geoffroy defiende su trabajo y exige que las medidas surgidas del feminismo no sean prohibitorias, se hable de edecanes o de cualquier otra ocupación.

“Que nos respeten y que entiendan que cada individuo ocupa un lugar, una profesión, un hobby, una vida. Por el hecho de no estar de acuerdo con alguna elección del otro, no tenemos derecho a prohibir. Considero que la mujer, con estas acciones. va perdiendo espacio, va en retroceso”, culminó la sudamericana.