¿Vacaciones? ¡No hay pretextos para no ejercitarte! Si este verano sales a la playa, disfruta de los amaneceres o atardeceres mientras te ejercitas a la orilla del mar o desde el balcón de tu cuarto.

Nada de que no puedes, siempre hay tiempo y herramientas para ponerte fitness y las vacaciones son una buena motivación para mantenerte en forma.

De preferencia hazlo en las mañanas, para que en el caso de que te pongas traje de baño tu cuerpo se vea espectacular y presumas abdomen plano recién ejercitado.

Camina, trota o corre a la orilla del mar

Te toma 30 minutos y además, puedes disfrutar de la hermosa vista y si te gusta broncearte, esta es una de las formas más fáciles de hacerlo. Recuerda usar protector para no lastimar tu piel.

Chasing after my dreams 🏃🏽‍♀️☺️✨ #siswimsearch #siswim #happyfriday

A post shared by Ally Courtnall (@allycourtnall) on

¿No te gusta correr? Tampoco hay pretexto

Si estás hospedado en un hotel, seguramente cuenta con gimnasio y ahí podrás encontrar elípticas y otras maquinas con las que podrás hacer ejercicio cardiovascular.

¿Estás en medio de la nada?

¡Usa tu propio cuerpo! Haz repeticiones de los típicos ejercicios en los que sólo cargas tu propio peso: sentadillas, burpees, abdominales, lagartijas, entre otros.

Flexibilidad y yoga

Aunque sientas que no haces ejercicio, estás equivocado, en realidad estás tonificando cada músculo y al día siguiente te dolerá todo (hasta lo que no sabías que tenías). Usa un mat de yoga, estira tus piernas, brazos y espalda.

You were my last “almost”. #writtenbysjana @aloyoga

A post shared by SJANA ELISE EARP (@sjanaelise) on

Por Tamara Santillán