Zinedine Zidane, el último gran técnico del Real Madrid, anunció su salida del equipo después de poco menos de tres años en el club. 

A pesar de que fueron menos de 200 partidos los que el francés dirigió, el cuadro blanco levantó nueve títulos con él al frente, un registro superlativo incluso para el Real Madrid.

Pero no todo es futbol en su vida -o sí-, por lo que aquí preparamos cinco momentos que nos ayudan a entender quién es el exfutbolista y ahora DT: 

Foto: Getty Images

Migración, un destino francés

Los padres de Zidane emigraron, de Argelia a Francia, durante la Guerra de Independencia del país africano. 

Como el tercero de cinco hijos, Zidane creció influenciado por la pasión futbolística de sus mayores. Las canchas y el nivel de Francia le abrieron oportunidades que en Argelia habría sido mucho más complicado encontrar, por lo que la necesidad de buscar un lugar para vivir, por parte de sus padres, se convirtió en una decisión crucial para que el pequeño Zinedine se convirtiera en un mago del deporte. 

Foto: Getty Images

Disciplina deportiva

Cuando niño, Zidane no solo corría por las canchas escolares con un balón pegado al pie, sino que también practicaba derribes y técnicas de sometimiento, pues llegó a ser cinturón verde en judo. Aunado a esto, el joven argelino-francés se apasionaba por el badmintón, lo que, paulatinamente, le forjó la tenacidad y disciplina que en el mundo del futbol lo llevaron -o llevan- tan lejos. Los deportes siempre formaron parte esencial de su desarrollo.

Foto: Getty Images

Descontrol mundialista

Durante el último partido que Zinedine Zidane disputó como profesional, el francés propinó un cabezazo, directo al pecho, a Marco Materazzi. Esta acción se convirtió en una anécdota inolvidable de la historia de los Mundiales, pues sucedió durante la Final de la Copa del Mundo Alemania 2006, en la que Francia cayó frente a Italia. 

Si bien fue su despedida del soccer profesional, esta agresión (impulsada por una ofensa que el defensa italiano le recitó en el oído) no refleja al Zidane que siempre brilló sobre las canchas.

Foto: Getty Images

Zidane de blanco

El vínculo de Zidane con el Real Madrid resulta imprescindible para describirlo. Primero, como jugador, se convirtió en un referente absoluto, con una exquisita técnica que lo distinguió durante su etapa como mediocampista de los merengues (2001-2006).

Después, como director técnico, recibió su primera oportunidad profesional en el Real Madrid Castilla, la filial juvenil del club. Después de dos años, el banquillo del primer equipo estaba listo para recibirlo, y así fue. 

En dos años y medio como estratega del Real Madrid, Zidane sumó cuatro Champions League. Una hazaña digna de videojuegos, casi imposible de materializar.

Así como llegar al Madrid lo marcó, seguramente su salida de la dirección técnica también traerá consecuencias profesionales para él. Su carrera como estratega apenas comenzó. 

Religioso, mas no practicante

Zidane es musulmán, como Mohamed Salah. Pero no practica la religión, sino que la utiliza con una enseñanza, un camino que seguir cuando hay dificultades. 

“Si las vemos de cerca, las religiones se parecen todas. Lo importante son los valores que inculcamos más que la práctica de una religión”

Foto: Getty Images

Por José Miguel B. Ávila