Los jugadores de Cruz Azul daban la vuelta al estadio, saludando a una afición que brincaba eufórica, como si el equipo de la CDMX hubiese roto su maldición de más de 20 años sin coronarse campeón del futbol mexicano, pero no era por eso, solo agradecían la gran asistencia en el último partido del club en el Estadio Azul.

Por Redacción S1ngular

Al minuto 93:14 el árbitro pitó el final del encuentro en el que la Máquina venció este sábado a Monarcas 2-0, mientras la afición llenaba el estadio con gritos de “olé, olé, olé, cada día te quiero más, yo soy celeste es un sentimiento que no morirá”.

Todavía queda un evento deportivo más en este recinto este domingo en la final del Tazón México III entre Raptors y Mexicas, pero después, el destino de este referente chilango (hasta en los aires cuando los aviones entran a la ciudad) es terminar solo en piedras.

Publicidad

Te presentamos seis datos relevantes en la historia del Estadio Azul: 

Getty Images

1. Su nombre original fue Estadio Olímpico de la Ciudad de los Deportes. Fue inaugurado en 1946 como parte de un proyecto del empresario de origen libanés Neguib Simón Jalife, en el que se contemplaban instalaciones deportivas en un terreno que durante mucho tiempo fue una ladrillera, por eso el peculiar diseño del estadio construido por debajo del nivel del suelo.

2. En una época en la que los estadios deportivos en México eran de madera, este recinto trajo consigo las tribunas de concreto, según apunta el sitio Obrasweb.

3. Aunque es más conocido por haber sido casa de equipos de futbol de la CDMX, en sus inicios fue el escenario de partidos de futbol americano, principalmente en juegos de la escuadra del Instituto Politécnico Nacional, como incluso se ve en la película Juventud sin Dios (1961), donde unos jóvenes estudiantes de esta institución disputan el clásico contra la UNAM en este mismo estadio.

 

4. Esta fama de escenario del americano creció más en 1978 cuando los Santos de Nueva Orleans jugaron un partido de exhibición de la NFL ante las Águilas de Filadelfia, el primero que se jugó de esa liga lejos de la frontera sur de Estados Unidos.

5. Dos cracks argentinos han hecho rodar el balón en el césped del Estadio Azul. Primero fue Diego Armando Maradona (lejos de sus años de gloria) en 2002, en un juego de despedida de Carlos Hermosillo. Mientras que en 2011, Lionel Messi, organizó un partido con algunos amigos futbolistas, como Jorge Campos, en beneficio de niños con enfermedades terminales.

6. En 1996 se convirtió en la casa de Cruz Azul (aunque en varias etapas de su vida fue la casa del América, Necaxa y Atlante). Este sábado, 27,200 personas asistieron al último encuentro de futbol en el Azul, según confirmó uno de los comentaristas de Televisa que narraron el encuentro, casi un lleno total si consideramos que su capacidad es de más de 32 mil personas.