El león no es como lo pintan. Uno/a puede creer que la persona con la que sales es una fiera en la cama. Y cómo no, se la pasa hablando de todo lo que te hará, de cuánto tiempo desperdiciaste con otras parejas.

Pero una vez que llegan al lugar de los hechos… sobres. Te das cuenta que todo lo que dijo era puro pájaro nalgón. Una vez que ambos deciden irse directo y sin escalas a la cama, no siempre resultan las cosas como uno deseaba.

Aquí les enlistamos 15 cosas que nos hacen decir: WTF en la primera vez que cadereas con tu crush:

1. Que tenga ropa interior matapasiones

De la vista nace el amor y si lo que ves está para llorar, seguro que no nacerá el amor. Claro, en gustos se rompen géneros, podrá haber algunos/as que les guste que sus parejas utilicen trusas de esas que se anuncian en Periférico. O que sus chicas utilicen calzones de abuelita, de esos que cubren TODO, desde la panza hasta parte de los muslos. Pero si le agregamos a esto que la ropa está en pésimas condiciones: desgastada, rota o maloliente. ¡A los leoneeeees!

2. Que se ponga sus moños para usar condón

“Is qui ni si sienti igüil”. Por favor. No vamos a decir que se siente exactamente igual porque ustedes y nosotros sabemos que eso no es cierto, pero tampoco es tantísima la diferencia. Y la verdad es que uno preferiría que se sienta ligeramente diferente a traer una rascazón terrible por un buen rato o, peor aún, contraer alguna infección que ponga en peligro tu vida. ¿Quién dijo miedo?

3. Que no le guste hacer nada

Algo así como si fuera necrofilia. No le gusta moverse, cambiar de posición, proponer. ¡Algo! Prefiere que todo se lo hagan.

4. Que huela mal

Guácalas. Podrá ser el/la más romántica, tener un gran aguante, saberse todas las posiciones del Kamasutra, pero si huele mal, la experiencia se puede convertir en algo espantoso.

5. Que se queje de todo

Digamos que sí coopera, pero nada le parece. Ningún chile le embona (textual) y sólo escuchas quejas. Que si con luz, que sin luz, que si el frío, que si el calor, que si el lugar está feo. Pfff… ¡Nada le parece!

6. Que hable mal de su cuerpo todo el tiempo

Perdón, pero es horrible. “Es que no veas mi celulitis”, “no veas mi cicatriz”, “qué mal me veo”. Ay, por favor, no se malviajen. No hay nada peor que estar con alguien que se siente inseguro. No crean que la ropa cubre todo, así que si estamos ahí, en ese preciso momento, es porque con ropa o sin ropa nos gustan.

7. Y lo peor: que sea agresivo/a

Hay cosas que no nos gustan, eso que ni qué. No debemos hacer todo lo que el otro dice. Hay cosas que de plano no nos laten y punto, no hay vuelta atrás. Podemos negociar algunas posiciones, pero hay cosas que no nos van. Y, ¿saben qué? También se vale. El chiste es llegar a un acuerdo, pero muchos se ponen al brinco por eso. Hasta llegan a ser agresivos, violentos. Pero ahí es donde el cochino tuerce el rabo.

 ¿Qué otras cosas odian?