Para ti, la buena vida se da de noche. Por el día, nomás no logras concentrarte. Eres noctámbulo y rindes mucho mejor cuando el sol ya se fue a dormir.

Quizá muchas personas te han criticado por ello. Piensan que debes estar cansado todo el tiempo, que deberías tomar algo para invertir tu horario, pero… bah, tú sabes muy bien que eso no te funcionaría. Tú eres un hijo de la madrugada y tu lema es: el que mucho duerme, poco vive.

De hecho, esto te ha hecho tener una actitud mucho más relajada frente a muchas cosas, sobre todo, respecto a tu vida sexual.

 

sociosexual ave nocturna

¿Sexo casual? Claro que sí, ¡cómo no!

Un estudio realizado por la Universidad Estatal de Pensilvania, en el que participaron 554 jóvenes adultos, analizó su sociosexualidad mediante un sencillo cuestionario.

Esperen, ¿socio… qué? La sociosexualidad es una actitud que se determina por la motivación hacia encuentros casuales. Según la psicóloga Zhana Vrangalova, nos permite disfrutar del sexo sin ataduras. Quienes tienen una baja sociosexualidad prefieren tener relaciones estables. De esas que duran aaaños y años… Yei. Zzzz… Es muy poco probable que se acuesten con alguien que conocieron en el antro o que tengan un amigo con derechos. Ellos lo quieren todo o nada.

Sin embargo, no es algo común en todas las personas. Según este nuevo estudio, quienes son más relajados y no tienen una rigurosa rutina para tomar su lechita e irse a dormir, son más proclives a disfrutar del sexo casual. Son menos prejuiciosos y hablan del sexo sin tabúes. Vamos, pues, no son tan apretados.

Pero además de todo esto, aquí viene la parte más jugosa del estudio: las personas más sociosexuales tienden a fantasear con encuentros sexuales bastante puercones con extraños. Sí, si en algún momento conociste a alguien y te la imaginaste saltando en tu colchón, entonces probablemente tengas una sociosexualidad más amplia.

sociosexualidad ave nocturna

 

Ahora bien, entremos en detalles escabrosos: ¿quiénes suelen ser más sociosexuales? ¿Hombres o mujeres?

El estudio dirigido por el doctor Robert Matchock asegura que la sociosexualidad no distingue género: jala parejo para todos. Lo que influye más es la hora a la que se suelen dormir: mientras más tarde, más sociosexuales son. Pero, eso sí, el estudio arrojó más resultados positivos con mujeres que con hombres sociosexuales.

Sea cual sea el modo, queremos decirles a nuestras queridas (y sexosas) aves nocturnas: los queremos, desvelados, ¡los queremos!