Ahí estás, en la temida y despiadada friendzone. Desearías ser el protagonista de las historias de fajes y pasión desmedida que te cuenta ese maravilloso ser que tienes a tu lado, pero no. Eres quien se limita a escucharlas. O quizá no te platica tantos detalles. Es infinitamente buena onda contigo, pero nada, nomás no presta pa’ la orquesta.

Te quiere, pero sólo como amigo/a. Si la/lo invitas a ver una película en tu casa, se limitará a ver la pantalla. Sin cucharear, ni nada de esas cosas que tenías planeado hacer.

 

¿Cómo salir de ahí? ¿acaso estás destinados a vivir ahí por siempre? No. Léelo bien: puedes salir de ahí y aquí te daremos algunos pasos para lograrlo.

Primer paso: aceptación

Para salir del hoyo, hay que reconocer que uno está en él. Negarlo es la peor manera de lograrlo. ¿Por qué? Porque para ponerle solución a un problema, hay que tocar fondo. Así de simple.

friendzone

Olvídate de tus complejos

Deja de decir: es que como estoy o tengo (inserta aquí la característica que más odies de tu físico), por eso no me pela. No te diremos el ya clásico: recuerda que nunca falta un roto para un descosido. Sabemos que tú quieres a ESE preciso roto y no a otro. Pero haz que tu personalidad y otras cualidades rebasen eso que te acompleja.

Porque aún con esa característica que odias de tu físico, puedes hacer que la otra persona se enamore de ti.

Invierte en el misterio

Ser misterioso es una cualidad que sólo la tienen los que saben lo que llevan. Deja de contarle todas tus cosas. Hazte valer de cliffhangers.

Ah’dio, ¿qué es eso? Es un recurso narrativo en el que mantienen en vilo, por ejemplo, a los espectadores al final de un capítulo de una serie. Algo así como cuando la protagonista descubre que está embarazada y su pareja se encuentra al otro lado de la puerta, a punto de decirle que quiere terminar la relación. Y termina el capítulo. Chaca chacán.

Estar siempre disponible, contarle toda tu vida, ser el íntimo amigo, son los pasos perfectos para quedarte a vivir por siempre en la friendzone. Créelo, aunque suene trillado, pero el dicho que nos recitaban las abuelitas tiene algo de cierto. Date a deseo y olerás a poleo. Con ello no te decimos que seas mamila, pero sí que pongas un poco de distancia para que eventualmente te extrañe.

Véndete

No nos referimos a que vendas caro tu amor, aventurero/a. Sino a que tengas una vida interesante, una en la que esa persona quiera formar parte. ¿Te llamaría la atención alguien que no tiene ningún interés y que sólo vegeta? No, definitivamente no. Tampoco nos gusta alguien sumiso y complaciente, que siempre está dispuesto a hacer lo que digamos.

Nos gusta que tengan carácter y que se apasionen por algo. Muéstrale ese lado oculto que tienes. No, cochambrosos, no nos referimos a ese lugar. Pero, ¿por qué no? De repente hablen de sexo, de fantasías. Denle que es mole de olla.

friendzone

Ya, pues, ve al grano

¿Seguiste al pie de la letra los pasos? Bien, ahora es momento de armarte de valor y soltar la sopa. Arriésgate. Comienza por romper la barrera física: que haya contacto físico. Si no quieres decirle todo directamente, al menos sondea la situación.

La confianza ya existe, así que, ¿qué puedes perder? Si te dice: ahí para la vuelta, joven, no te sientas mal. Había un 50% de posibilidades de que esto sucediera. Pero, ¿y si no? Tienes mucho por ganar, tigre.

No seas intenso

En esto hay que tener mucho sexto sentido. Ser intenso no te va a llevar a ningún lado. Hay que retirarse de la contienda con valor. Puede que todo funcione, pero si no, jala la cadena. Hay miles de peces en el mar.

Venga, queridos friendzoneados. Echen a andar estos consejos y nos platican los resultados. ¡Queremos ser los padrinos de sus chamacos!

friendzone