¿Sabías que sólo el 18% de las mujeres ha alcanzado un orgasmo mediante la penetración vaginal? Esto según un estudio publicado en 2017 por The Journal of Sex and Marital Therapy. En éste se detalla que el 72% necesita estimulación en el clítoris para poder ver estrellas en el cielo… o por lo menos en el techo del cuarto.

Es decir: nos han mentido con respecto a la forma en la que las mujeres alcanzamos los orgasmos. Bueno, querido 18%, a ustedes no les mintieron, pero a las que formamos parte del resto del porcentaje, sí.

Entonces, se preguntarán, ¿si no hay estimulación del clítoris, no hay orgasmo? La respuesta es: no, hay que conjugar muchas más cosas.

Las películas porno nos han tirado una sarta de mentiras que sólo han logrado maleducarnos en la sexualidad. Así que olvídense de todo lo que alguna vez vieron que hace Nacho Vidal o Jayden James en sus películas. Alcanzar un orgasmo depende de una serie de situaciones y hechos para que las mujeres podamos decir: ¡quiero más!

“En nuestra cultura, el orgasmo ‘se merece o no se merece’. Nos enseñaron que no merecemos el orgasmo. En las grandes urbes, la anorgasmia está muy presente. Cuatro de cada diez mujeres no tienen orgasmos. Es una cuestión cultural, nos enseñan que no debemos tocarnos y hay un bloqueo natural”, comenta Claudia Contreras, especialista en Sexología y en Educación de la Sexualidad.

A continuación les daremos algunos consejos que pueden servirles para que puedan saborear el cáliz deseado. Pruébenlas y experimenten hasta encontrar la manera personal de llegar al orgasmo:

Como Jack el Destripador: vamos por partes

Para llegar hay que seguir ciertos pasos. No crean que una se va como gorda en tobogán y termina así, sin más. Hay que pasar por: el deseo, la excitación y, finalmente, el orgasmo. ¡Hay que chambearle un poco más en todas las fases!

El deseo implica la fantasía, los pensamientos, las emociones. Por ejemplo, mandarle un mensaje que motive esto. Créanlo: es im-por-tan-tí-si-mo. No aceleren los pasos, los preámbulos en las mujeres son más largos. A una mujer le lleva nueve minutos y a los hombres, cinco, nos comentó Claudia.

Si se mantiene alto el deseo, es más fácil que se presente la excitación y que se genere la lubricación, dilatación vaginal y erección de pezones. ¡Y arraaaancan motores!

orgasmo femenino

Sexo contigo misma

La mejor manera de conocer cómo alcanzar un orgasmo es mediante la autoexploración. Compra algún juguete sexual, te recomendamos las balas, pues tienen diferentes intensidades y te ayudan a estimular el clítoris en la forma en que quieras. Una técnica es abrir los labios mayores, retirar el capuchón que cubre al clítoris y colocar la bala ahí.

Nos lo agradecerás.

Los puentes de Madison

Como dijimos anteriormente, muchas mujeres necesitan de la estimulación del clítoris para llegar al clímax. Una técnica es la Maniobra del Puente, propuesta por la psicóloga especializada en Sexología, Helen Kaplan. Se trata de estimular el clítoris durante el coito, ya sea con juguetes o dedos. Una vez que ella esté a punto de llegar, los movimientos del pene en la vagina harán que se refleje el orgasmo. El chiste es que hagan esto cada vez que tengan relaciones para que se cree este “puente” entre en el clítoris y el momento de la penetración.

A trabajar en las posiciones

No es lo mismo: la vecina de arriba que arriba de la vecina. Decir que existe una posición ideal para todas las mujeres es irreal. Lo que sí es cierto es que hay determinadas posiciones que pueden ayudar a facilitar el orgasmo.

Claudia, quien también es maestra sexóloga certificada por el Instituto Mexicano de Sexología, recomienda cualquier posición en la que quede libre el clítoris para estimularnos de manera manual o con juguete puede ayudar muchísimo. Aquí algunos ejemplos:

El 99

Es prácticamente la posición de la cuchara: tu chico o tu chica con un strap on podrá estimular el clítoris con sus manos.

orgasmo femenino

Misionero lento

No le hagan el feo. Aunque es una posición que podría parecer aburrida, el clítoris puede ser estimulado y habrá más posibilidad de un orgasmo. Claudia nos comentó que puede ayudar a que en cada entrada y salida tu pareja vea cómo te tocas.

Vaquera y vaquera de espaldas

Estar arriba tiene un mundo de posibilidades. El pene puede llegar más profundo y el clítoris se estimula con los movimientos naturales de estas posiciones.

orgasmo

La mecedora

Él permanece sentado y ella, arriba. Puede rodear con sus piernas al chico para tener el control de la situación.

La intensidad también es muy importante. Suave, lento, eso varía entre cada mujer, pero pueden experimentar y probar cuál es la ideal. No olviden el lubricante, ya que esto hará que el pene pueda entrar mejor y habrá una mayor percepción de sensaciones.

¿Qué les parece? Vayan y celebren en grande el Día Mundial del Orgasmo Femenino y ¡a gritar!

orgasmo femenino