Descripciones como “no me van negros” o “busco fantasía negra” o “gordos y asiáticos abstenerse,” son comunes en los perfiles de Grindr. Esto ha llevado a la aplicación de citas gay a tomar medidas en algo que han denominado como racismo sexual.   

En la cuenta de Twitter de la app se compartió un video donde se insinúa una nueva versión de la aplicación. Con el nombre a Kindr, se tomarán cartas sobre el asunto con el slogan “es hora de jugar bien”.

El mensaje no es claro y no ofrece mayor información al respecto. Sólo sabemos que estará lista el 19 de septiembre de 2018. Landen Zumwalt, jefe de comunicaciones de aplicación líder, declaró a la revista The Advocate que Kindr es el “primer paso de muchos” en la lucha contra el racismo, la transfobia y la vergüenza corporal en la app.

La iniciativa “Kindr” se basa en educación, concienciación y cambios de políticas específicos en la aplicación Grindr. Esto es con el fin de “ayudar a fomentar una comunidad más inclusiva y respetuosa en nuestra plataforma.”

 

Polémica desde su origen

Desde su lanzamiento en 2009, la aplicación recibió ciertas críticas por no tener ningún tipo de control a los mensajes que podrían resultar racistas u ofensivos. La principal crítica era por esos dirigidos a orígenes étnicos, color de piel o aspecto físico y corporal. “Solo gente de gym” “No gordos ni afeminados” “Soy blanco y atlético, pido lo mismo”, son algunos que abundan.     

Sinakhone Keodara, un activista y escritor declaró a la misma revista que en algún momento considerando demandar a Grindr por la “atmósfera hostil”. Kindr fue recibido con cierto escepticismo en las redes sociales. Pero también fue aclamado como un paso en la dirección correcta por algunos activistas.