Aunque celebrar el Día Mundial del Beso Robado puede ser algo arriesgado (o te corresponde el beso o te llevas una cachetada), siempre está el típico pretexto para robar un besito.

Recuerda las recomendaciones básicas, más en estos tiempos en que la línea que divide al coqueteo del acoso es delgada. Así que, primero que nada, hay que respetar el espacio del otro, si no quiere, ahí muere. Pero si mantiene la distancia, sigue adelante.  

Si ya tienen tiempo de conocerse, puede que la cosa no salga tan mal, pero si son dos completos desconocidos, es mejor no hacerlo. Puedes atreverte a probar algunas de estas técnicas para robar besos.

Piensa rápido

Cuando te vaya a saludar de beso en la mejilla, tienes que tener buenos reflejos para girar rápido, y en cuanto esté muy cerca… ¡MUACK! Algo parecido a lo que hizo Katy Perry en una audición para American Idol.

La clásica de la basurita

Tú nomás le dices que tiene algo en el ojo, y haces como que inspeccionas muy de cerca y en eso ya le robaste un beso… al menos que se te adelanten.

Para la historia

En los festejos en Nueva York por el fin de la Segunda Guerra Mundial, un marino gringo toma a una enfermera de la cintura, la reclina para plantarle un beso.

Estos es muuuy arriesgado si lo intentas con algún desconocido en la calle, puedes acabar en el MP. Esa vez el marino tuvo suerte, pues la chica, de nombre Edith Shain, dijo que se dejó besar porque el hombre había luchado por su país.

beso robado
En 2015, veteranos de guerra estadounidenses recrearon la famosa escena que cumplía 70 años. Foto: Getty Images

Vamo’ a calmarno’

No hay mejor forma de calmar una discusión que con un beso sorpresa. Si esa persona que te gusta despotrica contra el mundo, puedes tranquilizarla con un bechito. Si habla mucho esa persona, puedes callarla también uniendo esos labios con los tuyos. 

Por Jorge Gómez