Después de mucho pensar en tu salud y en tu cartera, has tomado una de las decisiones más grandes que un godínez puede tomar. Dejarás el comedor y los restaurantes para hacer lo que cualquier oficinista ejemplar haría: de hoy en adelante, llevarás comida casera a la oficina. 

Llevar tu propia comida a la oficina puede ser una labor absorbente, pero eso no significa que sea imposible; todo es cuestión de organizarse. Con estos tips, el mundo entero envidiará tu lunch. 

Planea con anticipación

Llevar tu comida a la oficina requiere de un poco de planeación. Las personas que tienen este hábito suelen crear menús, no sólo, para tener clara la lista de ingredientes para la semana, sino para adelantar todo lo que se pueda: cocer el arroz, partir las verduras, marinar la carne, entre otras cosas. Esto es clave para ahorrar tiempo en la semana.

Publicidad

Ree Drummond Meal Prep GIF by Food Network Canada - Find & Share on GIPHY

No desperdicies

¿Te falló la planeación? No te preocupes: las sobras de otros días o de tus comidas en restaurantes te salvarán el día. Así, aprovecharás cada peso que gastes en comida y disminuirás tu impacto ambiental.

Ten a la mano tus recetas de confianza

El hecho de que vayas a cocinar nos significa que tengas que lucirte cada día con platillos nivel Beef Wellington. Nadie tiene tiempo para eso. Para lo que sí tenemos tiempo es para una pasta con verduras, un arroz, o incluso unos tacos. El chiste es siempre tener a la mano un grupo de recetas fáciles. OJO: No hagas trampa y elijas cosas demasiado sencillas. Ya no estás en primaria como para vivir de sándwiches. 

Ponte de acuerdo con tus compañeros

Lleva tu nivel godínez a nuevas dimensiones y ponte de acuerdo con un grupo de la oficina para turnarse en cocinar. Así sólo tendrás que preparar comida una vez a la semana, y diario tendrás una opción diferente.

Empieza lento

Pasar de comer en restaurantes o comedores a depender totalmente de tus talentos culinarios no es algo que suceda de un día a otro. Proponte llevar comida una vez a la semana, y poco a poco ve aumentando la frecuencia.