“Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”, dice el dicho popular. Para nuestra fortuna, los chilangos no perdimos del todo el agua. Este martes se reanudará el suministro a la CDMX después del corte que se vivió en 13 de sus alcaldías desde el 31 de octubre, y nos puso a todos en mood apocalíptico.

Sin embargo, este evento podría ser una excelente oportunidad para valorar la importancia de este líquido en nuestras vidas. Primero, comencemos a tomar medidas muy puntuales en su cuidado.

Quizá esto es algo que hemos escuchado hasta el cansancio. Incluso, puede que estés un tanto harto de escuchar de la importancia de su cuidado, pero esa pausa en la regadera y otras prohibiciones vinculadas con el uso del agua, son tan sólo un ensayo de lo que podríamos vivir de forma permanente si no tomamos en cuenta estas sencillas ideas.

Haz que valga la pena

Seguramente tu pánico por la falta de agua hizo que recolectáramos más agua de la que realmente necesitabas. Si es tu caso, no la desaproveches. No simplemente te deshagas de ella. Utiliza para limpieza de la casa.

Recolecta y rehusa

Puedes colectar el agua de la regadera que cae mientras esperas a que tenga la temperatura con la que disfrutas bañarte. Le puedes dar después otros usos como regar las plantas o el escusado.  

Dile adiós a la manguera

Utiliza mejor cubetas al momento de lavar vehículos, banquetas y pisos. Se calcula que puedes ahorrar hasta 12 litros por minutos al día.

Un rapidín

Trata de bañarte en menos tiempo y cierra las llaves mientras te enjabonas. También aplica para cuando te cepillas los dientes o te lavas las manos.

Ponte listo

Puedes introducir en la caja del excusado una botella o dos de plástico llenas de agua para disminuir la cantidad de agua que se emplea en cada descarga.