¿Por qué si el cuerpo responde a un impulso tan natural como el baile, no puede simplemente gozarse? A Elsa y Elmar le había costado explicarlo. Con su nuevo disco, el cual presenta este sábado en el Lunario, no solo lo constato, también logró crear un nuevo estilo llamado baltrap.

Desde Rey, su placa pasada, y con canciones como “Kmbiar” en compañía de Caloncho o “La Ventana”, una champeta; la colombiana ya venía explorando ritmos urbanos. Sin embargo, parte de su público la cuestionaba.

La respuesta fue la creación de un álbum que combinaba su parte más acústica con una variación de rap y reggeatón potente. Así creó la “balatrap.”

El nombre de este estilo surgió de la mezcla entre los géneros que definen la etapa de esta cantante de 25 años: La balada y el trap.  “Era algo que yo quería hacer, pero me daba un poco de miedo meterme en esos géneros porque quizá no iba conmigo o a mi público no le iba a gustar. 

Nadie Va y Puntos Medios, son ejemplos de lo que ahora crea, pero sin perder su esencia y con la vida y el amor como tema.

“Un día dije: ‘a nadie le importa. En el fondo, cada quién tiene su vida. Las letras no cambian porque yo soy la misma. Trata de seguir transmitiendo el mensaje, pero soy de Colombia y allá son súper comunes los sonidos urbanos. No voy a mentirme y decir que no me inspiran”, contó.

Arrojo colombiano

Elsa y Elmar se presenta en el Lunario (Cortesía)
Elsa y Elmar se presenta en el Lunario (Cortesía)

No es la primera vez que Elsa toma una decisión acertada para ella pero que parece cuestionable a los ojos de algunas personas. Estudió música en la prestigiosa Berklee, pero lo abandonó.

Incluso su nuevo trabajo fue una cosa de arrojo. “Decidí dejar California e irme a México a vivir, donde estaban mis amigos, mi música y todo”.

Elsa y Elmar se presenta este sábado en el Lunario del Auditorio Nacional de la Ciudad de México a las 21:00 horas.