Después de causar mucha controversia por salir de los medios tradicionales de distribución, Alfonso Cuarón se llevó el León de Oro en el Festival de Cine de Venecia, por su más reciente filme Roma, que retrata aspectos muy personales de su infancia.

Llevarse este premio es un gran logro para su carrera como cineasta, ya que además de ser el festival que catapultó a Gravity en 2013 y unos meses después ganó un Premio Oscar, Cuarón tiene un gran cariño por esta premiación.

“Este premio y este festival son increíblemente importantes para mí”, dijo Cuarón cuando recibió la estatuilla y aprovechó para agradecer a David Linde, productor de Roma y a Ted Sarandos, Ceo de Netflix, la plataforma streaming donde se estrenará.

Luego del tan ansiado Oscar que se llevó como mejor director hace cuatro años, Roma es la prueba de que el mexicano no le teme a los retos, y es que, contrario a lo que pudimos pensar sobre su nueva incursión en el cine de ficción con Gravity, Alfonso prefirió regresar a lo básico, a sus orígenes y así lograr una obra de arte. 

Como mencionamos antes, Roma es una cinta que no veremos en las salas de cine, es por ello que hasta ahora, muy pocas personas han tenido la oportunidad de verla. Se trata de un filme en blanco y negro que retrata parte de la infancia de Alfonso y de su hermano, en las calles de la famosa colonia que lleva el mismo nombre que la película. 

La diferencia con las vidas de otras personas que también vivieron su infancia en la década de los 70, es que el cineasta y su hermano tenían la compañía de un par de mujeres que además de cuidarlos, se encargaban de la limpieza de su casa, pero más allá de eso, se convirtieron en sus cómplices creando un gran lazo afectivo.

Por ahora, todavía no se tiene la fecha exacta de su estreno en Netflix donde podremos ver las grandes actuaciones de Marina de Tavira y Yaritzia Aparicio, sus protagonistas. 

Finalmente, la celebración no se limita solo al galardón, ya que hoy es una fecha muy especial porque hoy 8 de septiembre es el cumpleaños de Libo, la entrañable nana de Alfonso, a quien por cierto está dedicada la cinta que logró llegar hasta el corazón del resto de los actores.

“¡Qué momento más bello, ver a Alfonso recibir este importantísimo premio el día del cumpleaños de Libo! Momento inolvidable. Siento una inmensa gratitud por ser parte de este día, dijo Marina durante la entrega.