El tango, tiene una estructura definida que lo diferencia de los diferentes géneros dancísticos. La complicidad en pareja, la interpretación pasional e incluso el uso de elementos específicos de vestuario. ¿Qué pasaría si este baile se juntara con la danza clásica, el teatro y el cabaret? De esto va el espectáculo Tangueros, que se presenta este fin de semana en el Lunario del Auditorio Nacional.

Platicamos con Maria O’Reilly, directora de este espectáculo donde se fusionan estas expresiones artísticas, las cuales se articulan a través de la dramaturgia para ofrecer a los asistentes una historia de amor, comedia y dramatismo. “Tienen muchos colores”, dice.

Maria, de formación en danza clásica, comparte que el proceso creativo de esta puesta surgió cuando ella comenzó a practicar el tango. “El tango cuando te agarra no te suelta,” dice. Fue entonces cuando decidió contar esta historia a través de la multidisciplina. Para ella vivimos tiempos en que es difícil que las disciplinas se mantengan aisladas. “La fusión es algo cada vez más frecuente en las artes escénicas.”

tangueros
(Nitzarindani Vega)

Llevar todos estos elementos al escenario implicó que los bailarines con formación más clásica se acoplaran al estilo sudamericano. “Son lenguajes corporales muy diferentes, el clásico está acostumbrado a ser muy autónomo y a moverse sobre un eje y el de tango es un abrazo compartido: el movimiento nace del abrazo y los ejes se comparten”.

De esta manera, Tangueros presentará en el escenario íntimo del Lunario, un espectáculo con música en vivo. Con interpretaciones de Víctor Madariaga como bandoneonista y acordeonista, la actriz y cantante María Inés Montilla y los bailarines Karina Guillén Aranda y Cristian Omar Sánchez, Tony Recoder y Maria Julia Rodríguez Sivera, María O’Reilly y José Luis Zamudio.

Además de mantener la dificultad básica de la danza, es un reto mantener la capacidad y calidad interpretativa al integrar el elemento personaje.

tangueros
(Nitzarindani Vega)

El tango millennial

Para la directora de este espectáculo, el tango vive una explosión entre las nuevas generaciones. Si bien existe la primera impresión de que se trata de un género de muchas décadas atrás, el tango ha ido evolucionando con muchos grupos nuevos.

Por esta razón, el baile tiene la oportunidad de conectar con los jóvenes. Cada vez más se acercan a esta expresión a nivel de tomar clases y buscar espacios y milongas.

“En México está creciendo mucho el tango, te puedo decir que por lo menos hay una milonga, por lo menos, un día a la semana. Sí está teniendo mucho fervor el tango”, explica.

Hay mayor conexión contigo mismo, conexión de pareja, pues es un baile en donde la comunicación nace del abrazo y es muy íntimo. “El estar escuchando la música y estar entendiendo lo que otra persona te está proponiendo”.

Tangueros se presenta en el lunario del Auditorio nacional, este viernes 13 y sábado 14 de julio.

Por Jonathan Saldaña