El Mundial de futbol es también una oportunidad para conocer la cultura de los países que la disputan, y si se trata de sabores, hay bebidas que son únicas de estas regiones del planeta.

Le preguntamos a algunos de los mixólogos finalistas del World Class México 2018, incluyendo al ganador de este año sobre las opciones que pensarían de coctelería si los duelos fueron en la barra y no en la cancha.

Marco Aurelio Dorantes, quien será el que representará a México en la Final Global en Berlín después de conquistar la competencia nacional con su mix de un bourbon whisky, jugo de toronja, licor de plátano, tintura de canela con plátano y un toque de cerveza, notas de cacao y chile, armó su ‘cuadro ideal’ para la fase de grupo del Tri.

“Una clásica margarita contra una cerveza weisbier, que es súper clásica alemana las dos son muy ricas, sería algo muy difícil”, dice Marco sobre el primer juego frente a los campeones del mundo.

Para el encuentro ante Corea del Sur piensa en los destilados fermentados de arroz similares al sake japonés directo contra el mezcal, mientras que con los suecos se le ocurren destilados a base de arándanos contra un sotol. 

Joksan Herrera, de Cancún, se describe como alguien que se sale “de lo normal” y va más allá de los cocteles dulces, y así lo demostró con su apuesta basada igual en whisky en Johnny Walker Golden label, más una solución salina, hongo shiitake, entre otros ingredientes.

Una bebida mundialista ideal para él sería un tequila o mezcal, fusionado con algún chile jalapeño. Joksan no nos puso un mano a mano entre cocteles, sino al contrario, piensa en combinaciones de estos destilados multiculturales.

En el caso de Alemania recomienda una cerveza muy oscura del tipo alemán, combinado con un destilado nacional. Pensando en los surcoreanos, se le ocurre un licor nigori parecido al sake sin filtrar que va muy bien con el vodka.

De Guadalajara, Haydee Barrón, nos presentó una bebida muy aromáticas, de notas cítricas, y por supuesto, ginebra de Tanqueray 10, algo que le pareció oportuno para los 10 años de la competencia.

La originaria de Mazatlán piensa una ronda de destilados; para Alemania propone aguardientes con base de fruta, mientras que para los rivales asiáticos trabajaría con destilados baijiu. ¿Suecia? Bueno, solo piensa en vodka.

Josué Ramírez, quien nos deleitó con un coctel preparado con Zacapa 23, coco tatemado y piña, amontillado de jerez, tintura de vainilla con cacao, piensa en una bebida mundialista con base en vodka Ketel One, más una solución salina con base de cerveza, una tintura de malta y un perfume de maíz.

“En cocteles, México se los lleva de vuelta, nos estamos esforzando por llevar la coctelería a otro nivel, desde el norte de México, el centro, el sur”, dice el mixólogo, quien para este duelo mundialista, piensa en ingredientes para infusiones.

Nopal, tunas, corteza de raíz de chico zapote, para México; curado de quesos, salchichas, para los teutones, “porque se pueden hacer infusiones con notas animales”.

Pensando en Corea del Sur, Josué se imagina una infusión con sake y cúrcuma, que aunque ese ingrediente es más de la India, al fin de cuentas lo toma como asiático.

Por Jorge Gómez