Los domingos pueden –fácilmente- ser el peor día de la semana, o pueden ser momentos de calma y relajación que nos permitan empezar la semana de la mejor manera.

Después de una semana dedicada al trabajo, es importante destinar este día a trabajar en nosotros mismos, recargar energías y llegar al lunes con una actitud productiva.

Alice Hampson

1. Planea tu semana

No hay nada peor que llegar al lunes sin una organización clara de lo que tienes que hacer, y no hay mejor sentimiento que empezar la semana con calma sabiendo qué tienes que hacer día con día. Dedica un rato de tu mañana a poner en orden tu cabeza y escríbelo todo antes de la tarde, que será momento de relajarte y descansar.

domingos
Foto: Elizabeth Lies

2. Despégate del teléfono

No estés pegado a él todo el día y, sobre todo, no te acerques a tu mail. No quieres leer un mail que te recuerde algo que tienes que hacer y te deje con ansiedad hasta el día siguiente, cuando realmente destines tiempo a hacerlo.

domingos
Foto: Sid Leigh

3. Respira aire fresco

Sal a la calle y respira aire fresco. Ve a caminar a un parque o sal a comprar un café. Esto te despertará con un mejor ánimo, te hará sentir más activo y te ayudará a empezar el día rompiendo con la rutina diaria.

domingos
Foto: Alisa Anton

4. Regálate tiempo para no hacer nada

No necesitas salir de tu casa para encontrar el tiempo para relajarte y recargar energía, solo tienes que alejarte del mundo y encontrar algo qué hacer para alcanzar ese estado de calma y paz. Lee, arma un rompecabezas, pasa una hora en la tina sin pensar en nada. Encuentra lo que te hace feliz y explótalo.

domingos

5. Dedícale tiempo a tu hobby

En la tarde, dedica unas horas a trabajar en ese proyecto que te apasiona y llénate de energía. Además de que te ayudará a sentirte mejor contigo mismo, no quieres dejar que siga pasando el tiempo sin trabajar en ello, así que aprovecha el tiempo libre y disfruta el proceso.

Por Doménica Díaz