El exastro brasileño Ronaldinho tocaba el tambor entre aficionados y fotógrafos presentes en el estadio Luzhniki. El DJ Diplo ponía el ambiente en las tribunas con la voz de Aida Garifullina. Bailarines portaban grandes pantallas en las que se proyectaban imágenes de todo un mes futbolero. Así comenzaba la fiesta de clausura de la Copa Mundial de Rusia 2018 este domingo.  

Tras un par de canciones, empezó a sonar el reggaeton con el hit “X”. Era la entrada de Nicky Jam, quien apareció al filo de la tarima para cantar. En su camisa se podía ver estampado el rostro de otro reggaetonero: J Balvin. Y es que ambos le dan voz a este tema que cuenta con mil millones de reproducciones en YouTube. 

Era momento de escuchar el tema del torneo. Por ello, Istrefi, la cantante de origen kosoviano, se unió a Nicky Jam para comenzar el performance de “Live It Up”. Sin contar con una producción espectacular a lo largo del show, Will Smith se unió al dúo en el escenario. Mientras, en el campo se formaron las figuras de dos jugadores de gran tamaño.

Fiesta, futbol y humor en Rusia 2018

Aida Garifullina se encargó de cerrar la fiesta al estilo ruso con la tradicional canción “Kalinka”, acompañada de un coro de niños en la tribuna. El estadio aplaudía al ritmo de la música y Ronaldinho también ponía cadencia con su tambor.
 
Al final del show musical e inicio al partido, el capitán del campeón en Brasil 2014, Phillip Lahm entregó el trofeo al centro de la cancha para dar pie al canto de los himnos. Y tras este preámbulo, el juego entre Croacia y Francia estaba por arrancar.
 
Mientras, en redes, esta ceremonia musical se vivía así.