El epicentro de la fiesta en Moscú en las jornadas mundialistas de Rusia 2018 está en la calle Nikolskaya, muy cerca de los puntos turísticos principales, como la Plaza Roja y la Plaza Lubianka.
 

Este es el lugar en que el hay que estar. Caminar en el día por esta calle sirve para descubrir una silueta histórica en la que resaltan la Catedral Kazan. Al caer la tarde, es la oportunidad para adentrarse en la fiesta y absorber la experiencia de intercambio futbolístico y cultural.
 
 
Salvador Cisneros
En lo que va del Mundial, la calle Nikolskaya ha sido el punto de reunión de fanáticos de todos los equipos para celebrar las victorias, librar batallas de baile interculturales y experimentar el espíritu festivo de la ciudad, tan brillante con esas luces que le caracterizan en Año Nuevo.
 
Nikolskaya
Salvador Cisneros

 Es una de las calles más antiguas de Moscú, con tiendas, hoteles y viviendas del siglo 19, además de un monasterio del siglo 17 y la predecesora de la universidad de la primera universidad rusa.
 
Nikolskaya
Salvador Cisneros

Así hemos visto a peruanos armando el baile y a mexicanos lanzándose desde los faroles como un Juan Escutia.