Luego del gol del Chucky Lozano ante Alemania y ante el fervor que la victoria provocó en los mexicanos, corrió una noticia que indicaba que tanta fue la euforia que hasta un sismo había sido provocado por “saltos masivos” en la CDMX.

Sin embargo, la propia UNAM aclaró este lunes, en un reporte especial del Servicio Sismológico Nacional, que no hubo tal sismo, solo vibraciones humanas habituales.

“Haciendo un acercamiento al periodo en el cual se llevó a cabo el partido México-Alemania, se observa una disminución en el nivel del ruido. Esto puede deberse al bajo tránsito en las calles. A partir del gol de México aumenta nuevamente el nivel de vibración.

“En tres estaciones se observa un paquete de ondas que podría estar relacionado con la celebración del gol. Esto podría deberse a que cerca de esas tres estaciones hubo alguna concentración importante de personas que celebraron al unísono“, indicó el comunicado.

Sin embargo, la señal que provoca la actividad humana, a decir del SSN, es muy distinta a la que genera un sismo, el cual no es un solo impulso, sino una serie de vibraciones que se registran durante periodos de tiempo más largos, concluyó la dependencia.