Durante un mes cada cuatro años el planeta se detiene y enfoca los reflectores en un país, un puñado de ciudades con templos de césped y un balón. La Copa del Mundo enfrenta a 32 equipos de igual número de naciones y millones de aficionados de los cinco continentes son testigos (se calculan más de 3 mil millones de espectadores), sin importar husos horarios. Durante ese mes mágico la religión es una y se llama futbol.

Por primera vez el Mundial se celebrará en Rusia y el certamen promete ser único por la cultura, la geografía y la pasión que los rusos sienten por los deportes. Aunque la selección anfitriona no es favorita ni de lejos, aficionados locales y de todo el orbe cuentan las horas para que comience a rodar el balón el jueves 14 de junio en el estadio moscovita de Luzhnikí, cuando el equipo ruso se mida a un rival “a modo”, la débil selección de Arabia Saudita.

Estrellas sobre el Kremlin

Gran parte del interés en Rusia 2018 se debe a los equipos llenos de cracks que explotan el nivel del máximo torneo futbolístico. Los expertos coinciden en cinco favoritos para levantar el áureo trofeo: Brasil, Alemania, Francia, España y Argentina, y cuatro selecciones que podrían dar la sorpresa: Bélgica, Inglaterra, Colombia y Portugal.

Sobre las estrellas en solitario, el verdadero Olimpo que bajará a tierras rusas está representado por Lionel Messi, Cristiano Ronaldo y Neymar, quienes integran la santísima trinidad del futbol global en este siglo.

Detrás de ellos se despliega una extensa legión llena de talento con jugadores como Antoine Griezmann, Mohamed Salah, James Rodríguez, Luis Suárez, Sergio Ramos, Luka Modric, Toni Kroos, Eden Hazard y Harry Keane, por mencionar algunos de los más admirados por sus habilidades y el gran nivel que han mostrado al menos durante el último año.

La Copa es de los madrugadores

Rusia 2018 será un evento que en México se vivirá por la mañana (los dos primeros partidos de la Selección, contra Alemania y Corea del Sur, serán a las 10 am; el tercero, contra Suecia, se jugará una hora antes), por lo que conviene ir preparando una lista de pretextos para llegar tarde a la oficina o faltar a clases.

También será el primer Mundial donde se implemente el uso del VAR (Video Assistant Referee) y el Fan ID, un documento de identidad obligatorio para todos los poseedores de boletos.

Si eres de los afortunados que viajarán a Rusia no olvides los souvenirs (vodka y matrioskas para todos) y comportarte dentro y fuera de los estadios, pues las autoridades locales han anunciado que no dudarán en expulsar a aficionados que muestren intolerancia y faltas de respeto. Piénsalo dos veces antes de entonar el famoso grito cuando despeja el portero rival, o cámbialo por una versión más creativa y menos ofensiva.

México y el quinto partido

Para los fans mexicanos –de los más apasionados del orbe (se espera que unos 25 mil aficionados viajen a tierras rusas para apoyar al Tricolor)–, el mayor interés está en los 23 seleccionados por el DT colombiano Juan Carlos Osorio. Su misión no es nada secreta; de hecho es la misma desde hace 32 años: repetir la hazaña de 1986, cuando el equipo verde avanzó hasta cuartos de final, disputando así cinco duelos en un Mundial.

Se trata de una meta convertida en una obsesión, pues desde Italia1990 –pasando por Estados Unidos 1994, Francia 1998, Corea-Japón 2002, Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014–, la misma suerte se ha repetido sin remedio: el Tri supera la fase de grupos, a veces con honores, pero cae en la siguiente etapa sin pasar del cuarto partido.

Los echaremos de menos

Como en cada cita mundialista, en Rusia también habrá grandes ausencias. Entre los invitados no estarán Italia, Holanda, Camerún, Estados Unidos y Chile, equipos que no lograron clasificar.

Llama poderosamente la atención el caso de la selección azzurra, campeona en cuatro ocasiones y que no faltaba a la cita desde Suecia 1958. De los jugadores que integran estas selecciones no disfrutaremos de luminarias como Gianluigi Buffon (el portero italiano buscaba su sexto Mundial), los chilenos Alexis Sánchez y Arturo Vidal, el estadounidense Clint Dempsey, el camerunés Vincent Aboubakar y los holandeses Arjen Robben y Virgil van Dijk.

A ellos se suman algunos lesionados como el brasileño Dani Alves, el inglés Alex Oxlade-Chamberlain y el francés Laurent Koscielny, e incluso el delantero Zlatan Ibrahimovic, quien tras renunciar anticipadamente a la selección sueca, no fue convocado.

Por Víctor Serrano Lira