Mommy fue rescatada junto con sus nueve bebés. Cruzaba la calle, llevando en el hocico a cada uno de sus cachorros a un lugar seguro. Dulce de Coco, una perrita mestiza sorda, vagaba por las calles cuando la rescataron. Las dos viajarán a Canadá, donde su nueva familia las está esperando. Los nueve cachorros de Mommy ya fueron adoptados y viven allá.

“Los adoptantes canadienses reciben perros de cualquier tipo: pequeños, grandes, jóvenes, viejos, discapacitados, de raza o mestizos. Éstos son los que más les gustan porque no hay dos iguales. Les gusta saber que sus perros son únicos, y les gustan mucho los perros mestizos mexicanos, más que los que les llegan de China o Corea”, cuenta Analicia Ramírez Esnaurrízar, una de las fundadoras de Mexiperro.

Mexiperro es la asociación dedicada a conseguirles hogares en Canadá a perros callejeros en Mexico. “Pensamos en Canadá porque estábamos desesperados, cada vez eran más difíciles las adopciones en México, mientras que en Canadá no hay perros suficientes para adoptar. Las fundaciones que lo hacen reciben cerca de 1000 solicitudes por cada perro disponible”, explica Analicia.

En Canadá, el proceso para adoptar un perrito es muy formal y estricto. Las adopciones se realizan por convocatoria, se revisa que los perfiles de los adoptantes sean acordes con los perfiles de los perros en adopción. Se consideran las condiciones de salud de los perros, si son amigables o les gusta andar en coche. Una vez cubiertos esos puntos, se les entrevista y se visitan.

Les dan un acompañamiento por quince años, que es lo que dura el contrato de adopción. Si los adoptantes no cumplen el contrato o los visitadores encuentran al perro en malas condiciones, se les procesa legalmente. La cultura de adopción de perros en Canadá es tan fuerte, que no existen perros callejeros en ese país.

perros callejeros
Cortesía Mexiperro

En México es todo lo contrario. Cada año se abandonan poco más de 800,000 perros. De acuerdo con la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeñas Especies (AMMVEPE) hay 23 millones de perros callejeros en todo el país. La mayoría de estos perros fueron abandonados por sus dueños sin ser esterilizados, cuando éstos perdieron interés o les resultaron una carga económica.

Mexiperro al rescate

Mexiperro se conforma por una red de rescatistas independientes, que les dan hogar temporal a los perros que recogen de la calle. Los socializan y los adaptan para que puedan vivir en casa, mientras les gestionan un hogar definitivo en Canadá. Lo crearon hace dos años, aunque sus fundadores Analicia Ramírez Esnaurrízar, Patrick Alexandre Loliger y Bety Fernández han sido rescatistas toda su vida.

Gracias a la reputación que Analicia y Patrick tienen como medallistas olímpicos se ha podido crear Mexiperro, sin ella sería imposible mandar a los perros a Canadá, por lo complicado que resulta la logística.

“Buscamos voluntarios de vuelo, gente que ya tenga el boleto comprado, que se pueda llevar mínimo dos perros (máximo cinco). Nosotros apartamos el espacio del perrito en el avión, pagamos el costo del viaje. Nos encargamos de todos sus papeles, como vacunas, lo que necesite para viajar y los documentamos”, explica Analicia.

En Canadá, miembros de las fundaciones con las que trabajan dan aviso en el aeropuerto de que llegarán los perros, los esperan en el área por donde llegarán (equipajes especiales) y los llevan a migración y aduana.

Después se los llevan a hogares temporales por dos semanas. Ahí los perritos descansarán del vuelo y se aclimatarán, mientras se colocan en sus hogares definitivos. Así se han ido 70 perros y en agosto viajarán 14 más.

“Todavía no somos autosustentables, dependemos de los voluntarios de vuelos, de que los rescatistas paguen los gastos del perro (el costo del viaje, las pruebas), de que alguien apadrine a un perro y de donaciones de todo tipo, en efectivo o en especie”, reconoce Analicia. Pero ser atletas olímpicos ayuda. Actualmente Patrick participa en el Exatlón y espera aprovechar ese foro para dar visibilidad a Mexiperro y conseguir los fondos que necesitan.