Sabemos que una de las pintoras mexicanas más influyentes del mundo vivió momentos muy tristes en su vida. El no poder tener hijos, la infidelidad de Diego y el trágico accidente que sufrió en un autobús, son algunos. 

Pero sin duda, además de la pintura una de sus alegrías eran sus mascotas. Frida tenía de todo, desde perros, monos, loros, guacamayas, gatos y hasta un venado. Se dice que sobre todo los xoloitzcuintles la acompañaron en los momentos más difíciles de su vida.

Además, estos canes prehispánicos fueron muy representativos para la artista. Siempre dijo tener un gran orgullo por el pasado indígena.

Los favoritos de Frida

También tenía varios monos, pero su consentido era Fulang Chang, que quiere decir “cualquier chango”. Un dato curioso es que este animalito no quería a Diego y constantemente lo rasguñaba.

 

Proceso de restauración de fotografías del archivo del Museo Frida Kahlo. Foto Miguel Tovar.

Una publicación compartida de Museo Frida Kahlo (@museofridakahlo) el

Ahora bien, la pintora quería a todos sus mascotas por igual, pero los changos y los perros fueron los protagonistas de sus obras. Un ejemplo es El Autorretrato con mono. Es importante decir que algunos de sus biógrafos afirman que estos animales estaban asociados con la promiscuidad. Aunque también Kahlo tenía un lazo materno muy especial con ellos, le daban consuelo y compañía en la soledad.

No cabe duda de que estas mascotas fueron la luz de su vida, en los momentos más oscuros de su historia. 

Por Brenda Ignorosa