Cómo queremos a nuestras perros pequeños, esos chaparros que cargamos como bebés sin importar la edad o llevamos hasta en mochilas o bolsas a pasear en la calle, ideales para departamentos de poco espacio donde ellos son muy felices. Sin embargo, aunque son pequeños el cuidado de estos debe ser mayor que el de un perro grande.

De acuerdo con información de Purina, los perros pequeños suelen desarrollar con más facilidad padecimientos, por lo que hay que poner atención en estos tres puntos en la salud de tu chiquito:

Huesos frágiles 

perros
Shutterstock

Su corta estatura significa una densidad ósea menor que los hace más propensos a fracturas. Esto es mucho riesgo si consideramos que son razas que gustan brincar para llamar tu atención, ya sea para subirse a la cama para acompañarte o al recibirte en la puerta cuando llegas, pero a la larga, eso puede provocar que las rótulas se salgan de lugar y hacer que desarrollen artritis con el tiempo. 

Colmillos chuecos

perros
shutterstock

Vemos sus dientecitos de balcón y nos dan ternura, pero otra cosa por la que sufren nuestros pequeñitos son las enfermedades en los dientes debido a la falta de espacio en sus mandíbulas. Algunos perros pueden conservar sus dientes de leche, lo que hace que se encimen con los permanentes, un ambiente perfecto para las bacterias que pueden llegar a formar placas que se extienden al sistema circulatorio, afectando principalmente los tejidos cardiacos y los riñones.  

Corazón de pollo

 

perros
Shutterstock

Existen razas pequeñas que son más propensas a padecer de problemas cardiacos congénitas o de desarrollarlas con el tiempo, por lo que es importante poner mucho cuidado en lo que respecta a la alimentación