Quizá sea su pelaje suave, esos ojos verde y penetrantes, su alma libre o su enigmática personalidad, pero los gatos tienen cada vez más poder como mascotas en México. Aun así, no los metas a tu casa sin antes saber en la que te estás metiendo.

Por Adriana Silvestre

Los gatos son tan opuestos a los perros que mientras estos levantan una pata para expresar su amistad o mueven la cola cuando se sienten felices, si un minino levanta la pata es porque va a lanzar un zarpazo y si mueven la cola es en señal de enojo.

Su ternura es engañosa. Aunque a algunos les gustan las muestras de cariño, lo mejor es esperar a que ellos tomen la iniciativa, pues están preparados para atacar si no respetas su espacio. Bueno, a ti tampoco te gusta que te estrujen a la menor provocación, ¿o sí?

A FALTA DE AGUA, SALIVA

Los gatos odian bañarse y se asustan si unas cuantas gotas de agua caen cerca de ellos, sin embargo pueden pasar horas mirando cómo ésta sale del grifo. Hasta cierto punto esto es lógico, ya que su origen está en los países de Oriente Medio y en zonas desérticas.

Ellos se bañan lamiéndose, su saliva contiene un limpiador natural para reducir la grasa y su lengua rugosa les quita la suciedad. Por supuesto, los puedes acostumbrar a bañarse desde cachorros, pero el agua elimina las feromonas esenciales que les permiten comunicarse con otros gatos.

Gatos
Especial

CERO CREATIVIDAD

Definitivamente a los gatos no les gustan las sorpresas ni lo desconocido; prefieren la tranquilidad de la rutina y quieren que todos se apeguen a ella. Si llegas todos los días a las seis de la tarde a tu casa, cuando tu minino no te vea a esa hora pensará que algo anda mal y probablemente haga un desastre para sentirse menos estresado.

Para estos felinos alejarse lo menos posible de los hábitos se relaciona con su instinto de subsistencia. Este tipo de reacciones instintivas las conservan, igual que otras como escalar, atrapar y marcar su territorio, debido a que fueron domesticados hace apenas 5 mil años (los perros llevan entre 15 y 20 mil años).

Especial

UNIDOS PARA SIEMPRE

Cazadores por naturaleza, los gatos se mantienen alerta. Parecen indiferentes, pero cuando llega una persona extraña a su casa la observan detenidamente desde lejos, evalúan sus movimientos y su tono de voz y hasta que sienten confianza, se acercan. Sus sentidos más agudos son el oído y la vista, y su sexto sentido podría ser su capacidad para calcular el tiempo y apegarse a sus costumbres.

Si rascan una pared o un mueble es para limar sus uñas y, al mismo tiempo, marcar su territorio. No solo el lugar es suyo, también tú les perteneces y se restriegan en ti para marcarte. Más que cariño, buscan reforzar el vínculo que tienen contigo.

Finalmente debes saber que los maullidos son parte de su evolución y los utilizan para interactuar con los seres humanos, ya que entre ellos se comunican a través de “siseos” o vocalizaciones. Entonces, tu tarea será descifrar lo que intentan decirte con cada miauuuu.