“A Dan le gusta la cerveza, el futbol, le gusta su novia Elsa y le gusta Andrés…”, eso dice Manolo Caro como argumento de su nueva obra, Straight, que se estrena el 11 de mayo en el Teatro Milán.

Con esta puesta, el también cineasta aborda la identidad sexual y el respeto, pero, más importante que eso, demanda inteligencia a la sociedad, ¿cómo es que piensa abrir este debate a partir del teatro?

1. Más allá de la bisexualidad

Foto: Cortesía IQ.

No tiene que ver con el tema de si se puede ser bisexual o no, sino con dos términos que anteponen la relación. Uno cree que una persona, por ciertas preferencias, tiene que ser de una forma. ¿Por qué a una persona que le gusta el futbol no le puede gustar un chico?”, cuestionó el director.

2. La trama, un tabú muy vivo

En escena, Dan (Erick Elías), es un banquero enamorado de su novia (Zuria Vega) pero también de un hombre más joven que él (Alex Speitzer). Y aunque es un tema que debería estar resuelto para la sociedad y sin ningún tipo de tabú, el también cineasta considera que el tema está más que vigente.

3. El retroceso que señala la obra

straight mano caro
Cortesía

“Yo me acuerdo que hace tres años, cuando iba a montar la obra pero se atravesó la serie La Casa de las Flores de Netflix, pensé que cuando la montara sería un tema ya no tan actual. Pero parece que hay un retroceso y que es más importante que nunca, al ver gobiernos y gente que están criminalizando a personas con distintas preferencias sexuales”, compartió.

Straight se presentará de viernes a domingos en el Teatro Milán durante diez únicas semanas.

Por Enrique Navarro