La apertura al uso de marihuana se ha transformado significativamente en los últimos veinte años.

Países como Holanda, Australia, Canadá y Jamaica han legalizado su compra, por fines médicos o recreativos. Y aunque la discusión ética y médica no termina de exponer sus argumentos, lo cierto es que cada vez es menos mal visto su consumo.

Pero los avances científicos no sólo han explorado con mayor detalle los efectos físicos y mentales de la cannabis. De acuerdo con la BBC, un grupo de científicos suizos, de las Universidades de Berna y Zurich, encontraron que la planta radula ofrece sensaciones parecidas a la marihuana.

marihuana radula
Stefan Fischer / Universidad de Berna

Sus investigaciones con ratones detectaron que uno de los componentes de la radula, llamado perrottetineno, que es un considerado un cannabinoide sintético (por ser una variante del THC) y tiene efectos psicoactivos.

Esta planta tiene cerca de 300 especies y pertenece al grupo de plantas hepáticas, según la clasificación de Charles Darwin, quien las llamó así por su forma parecida al hígado. Son plantas pequeñas que, por lo regular, pasan desapercibidas y crecen en lugares húmedos. De ahí, que sea originaria de Costa Rica, Nueva Zelandia y algunas zonas de Japón.

Según la BBC, se conoce de la presencia de este tipo de THC en estas plantas desde 1994, pero el análisis de su comportamiento es reciente.

Las principales diferencias descubiertas, hasta ahora, están en la potencia y las secuelas adversas: el efecto es menos potente y, en las pruebas con ratones, tenía una menor afectación en algunas áreas del sistema nervioso central, como la que controla la memoria. Sin embargo, el estudio de la radula apenas comienza.