Los ánimos suben y las palabras se dicen sin mucho razonamiento. Los choques crecen y los manotazos y golpes inocentes se hacen presentes. Así transcurren 90 minutos sobre una cancha de futbol, en donde la frecuencia de estos enfrentamientos aumenta durante un partido de la talla de México vs. Estados Unidos. Una característica que sobrepasó al defensa Matt Miazga en el último choque amistoso entre ambos países.

Los estadounidenses derrotaron por la mínima diferencia al Tricolor, pero el central del Nantes francés se burló de la estatura de Diego Lainez, extremo izquierdo del Club América. Miazga mide 1.93 m, mientras que el hábil mexicano apenas 1.67 m.

Y esta no fue la única actitud de Miazga que nos inspiró a bautizarlo como “el nuevo Landon Donovan” -por burlón y engreído-.

Minutos después del roce con Lainez, el delantero mexicano Ángel Zaldívar fue expulsado, por lo que Miazga se mofó con una despedida peculiar.

El central de 23 años de edad no demostró mucha madurez en el terreno de juego. Mucho menos lo hizo al expresarse ante los medios de comunicación después de los 90 minutos. Otra conexión con Landon.

Las declaraciones

“Ustedes vieron lo que pasó. Hablamos un poco entre los jugadores, nos metimos en sus cabezas, les sacaron una roja y ganamos el juego, también en lo mental. Las burlas con Lainez fueron pura broma, pero sí fue divertido, lo acepto”, platicó el central estadounidense.

Lainez fue más inteligente: “No pasa nada. Son situaciones que ocurren en el futbol. Cada quien tiene su forma de pensar y no me ofende. Son cosas naturales”, comentó el juvenil mexicano. Él es una de las promesas más interesantes del balompié local.