La mayoría de las máquinas expendedoras en Japón tienen una oferta culinaria que cualquier país envidiaría, incluyendo los mexicanos.

Llamadas jidōhanbaiki, estas maquinitas tienen buenas opciones para calmar el hambre, más allá de galletas y golosinas. Aquí te presentamos algunos ejemplos. 

Sopas y caldos

Un tazón –o lata– de sopa caliente no caería mal en el día. En estos espacios encontrarás la tradicional sopa de miso, o sopa de elote o tomate y hasta caldo de pescado, aunque este último es para cocinar, no para tomarse directo de la botella.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

パートへ行ったら、自販機に温かいのが入ってた😄 。 コンソメが気になるな。 。 今度飲んでみよ。 。 #サントリー #ボス #自販機 #コンソメスープ

Una publicación compartida de じん (@meromeron727) el

Hot dogs y hamburguesas

Y si las sopas puedes comprar, también hay platillos calientes como hotdogs, hamburguesas y pollo frito con papas, así como antojos japoneses como takoyaki y yakisoba. Lo mejor de todo es que en algunas máquinas hay microondas integrado.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

出流原PA 初めてみた! 結構すき! #出流原PA#自販#ニチレイ#ハンバーガーセット#あつあつ

Una publicación compartida de ジャニュ (@janyunyuuuun) el

Bebidas alcohólicas

Sí, no hay necesidad de ir al OXXO para surtirse de chupe. Sake, cerveza, vino, son parte de la oferta de licores en máquinas expendedoras. Sólo se necesita tener un Sake Pass (una tarjeta para verificar la mayoría de edad) para tener acceso a tu bebida favorita en cualquier momento. Además la puedes tomar ahí mismo, pues en Japón no es ilegal beber en la vía pública.