Shake Shack abrirá el próximo año una tienda en la CDMX, la primera que tendrá la cadena en Latinoamérica. Es así que los chilangos podremos probar sus conocidas hamburguesas y jochos, así como sus clásicas crinkle-cut fries, cerveza, vino y frozen custard.

La marca, que inició en 2004 como un puesto en Madison Square Park, suma hasta ahora 170 sucursales en Estados Unidos y 60 establecimientos internacionales localizados en ciudades como Londres, Hong Kong, Estambul, Dubai, Tokyo, Moscú y Seúl, donde se ha vuelto un imán de los turistas que las visitan.

En México, Shake Shack llegará de la mano de Grupo Toks, y ya se contempla incluir a otras ciudades del país. En el anuncio se destacó que esta sucursal mexicana trabajará con proveedores y productores locales, como parte de su misión “Stand for Something Good”,  para crear un Shack único.

“Estamos encantados de que Shake Shack por fin haga su debut en Latinoamérica, un mercado estratégico para nuestro crecimiento futuro”, aseguró Michael Kark, vicepresidente de Licencias Globales de Shake Shack.

Habrá que esperar hasta 2019 para saborearnos una ShackBurger o un Shack-cago Dog.