Aquí puro cereal del bueno. Con sus bombones, con trozos de nueces y cacahuates, con chispas de chocolate, con mucha azúcar y chochitos de colores. Cereales no aptos para cardiacos, odiados por las mamas y amados por los chicos (y no tan chicos). Aquí, la estación cereal.

Este simpático establecimiento ubicado en el corazón de la Condesa, ofrece cereales nacionales e internacionales durante todo el día. El espacio recrea esa escena de comercial de televisión en donde los niños ríen en todo momento, como si la caja de cereal contara chistes y cuentos.

Justo así es la estación cereal, con sillas y mesas de colores, cajas de cereal en las paredes. Frente a las mesas hay algunos espejos para que puedas verte con tu pose cinematográfica disfrutando de las hojuelas gringas. La estación cereal es eso: patrocinar su propio comercial.

estación cereal
Bicky Ramírez

El menú es patrocinado, en su mayoría por marcas estadounidenses. Capital Crunch, Lucky Charms, Rice Krispies, Fruit Pebbles o Funko, son algunas. También nos deja ser testigos de qué tan romántica puede ser la marca Kellogg´s cuando le pone perros, unicornios, arcoíris, duendes y roscas de colores a sus productos. Estos desafortunadamente no se venden en México.

La cosa parece fácil, pero no lo es. ¿Se imaginan tener que escoger entre una variedad de 150 cereales? Algunas de las marcas que yacen en los stand son conocidas gracias a la televisión, mientras que otros probablemente le serán familiares (algunos se pueden encontrar en prestigiosos supermercados).

El momento del topping

En la isleta abundan golosinas, gomitas, bombones, galletas, pastelitos, granola, granos cubiertos con chocolate o bolas de helado. Pero si prefieres una cubierta menos culpable, también hay algunos frutos rojos, semillas y plátanos. Elige bien, porque el primer topping es justo como nos gusta: ¡gratis!

estación cereal
Bicky Ramírez

Y si todavía no basta con la gama de colores que se forman en su plato de cereal, puede poner un poco de colorante a su leche. Morado, rojo, rosa, verde o negro, la tonalidad asóciala a tu estado de ánimo.

Acostumbrados a desayunar todos los días con la pandilla Kelloggs, Maizoro, los Chachitos y las aburridas siluetas femeninas de cereales light, el establecimiento te sacará de su zona de confort. Los precios oscilan entre los 60 y 100 pesos, de acuerdo al tamaño. Kid para los más pequeños, fit para los que cuidan la línea y tamaño fat, para quienes comen sin culpa, son las presentaciones. Y si te pones muy creativo, puedes mezclar hasta dos cereales por porción.

Si aún no logras sabotear el antojo, es válido aumentar el número de cubiertas que acompañan el cereal. Pero eso dependerá de tu bolsillo. Cada topping extra y el tipo de leche de tu preferencia tienen un costo adicional de quince pesos.

Para que los comensales se involucren mucho más con la cultura del cereal, a través de las redes sociales, el establecimiento informa la llegada de nuevos productos, por lo general ediciones limitadas. Inclusive, hacen algunas dinámicas para rifar cajas de cereal, en especial aquellos de la marca Funko. Éste es un “cereal sorpresa” que incluye una mini figura del personaje que predomine en el empaque, como Snnopy o el temible Freddy Krueger.

estación cereal
Bicky Ramírez

Pero si lo tuyo no son las hojuelas, el establecimiento también te ofrece waffles de colores con la cubierta de tu preferencia, malteadas y café. Cada quien es responsable de las calorías que consume. Pero vaya sin culpa y piérdase entre crujientes unicornios, suaves malvaviscos y dulces arcoíris ¿Qué experiencia, no? Amigos, yo cumplo con avisar.

Estación Cereal

Cuernavaca 44, Condesa, estacioncereal.com