El pensamiento común es que si dejamos de comer carne, salvamos la vida de muchos animales. Y que incluso le hacemos un bien al planeta. Sin embargo, eso no es necesariamente cierto.

Es verdad que para hacer una sola hamburguesa se usan de 4,000 a 18 mil galones de agua y se producen toneladas de cabrón. Pero cambiar el consumo animal por vegetal no es la salvación ambiental que se suele pensar.

Un estudio publicado en Elementa, investigó las consecuencias de distintos tipos de dieta. Desde aquellas en las que sólo se consumen vegetales, hasta otras en las que se comen huevos y distintos tipos de queso. El resultado demostró que, aunque una dieta vegetariana sí ayuda a mejorar el medio ambiente, una dieta en la que se consuman proteínas animales es lo más recomendable. La razón es que una dieta completamente vegetariana alimentaria un menos personas. 

El estudio analizó 10 dietas diferentes, las cuales calificó con base en su eficiencia de cultivo. Los cálculos incluyen el tipo de alimentos cultivados, la sustentabilidad de la tierra de cultivo y el valor nutricional de los alimentos. Esto es necesario para saber qué cantidad de una dieta se necesita para alimentar a más gente.

Las dietas se dividieron en tres: consumo actual, sano omnívoro y vegetariano saludable. Dentro de cada grupo se abrieron categorías adicionales. En el caso de la omnívara se tomaron porcentajes cada vez más pequeños de consumo de carne. En la categoría vegetariana se consideraron diferentes tipos de productos de origen animal (lácteos, huevos). Además, a la dieta de consumo actual se le aumentó la ingesta de grasas reducidas y endulzantes, para mantener el equilibrio energético.

La más saludable según el estudio, en cuanto a sustentabilidad y número de personas que se pueden alimentar, es la dieta lacto- vegetariana. En segundo lugar, una dieta omnívora es lo más conveniente para el medio ambiente. Una dieta vegana es la menos sustentable.

dieta

Por qué no es buena la dieta vegana

Para la dieta vegana se necesitan diferentes tierras para los distintos tipos de cultivo. Eso la hace menos sustentable. Muchas tierras no son aptas para ningún tipo de cultivo, pero sí para pastoreo de animales. Por lo tanto, en una dieta vegana se desperdiciaría mucha tierra.

“Sabemos que, de muchas maneras, el uso de la tierra puede tener impactos ecológicos graves como pérdida de biodiversidad. (…) Antes de proceder a convertir la tierra para otros usos que ayuden a desarrollar una política agrícola sólida, tenemos que entender el impacto del uso de la tierra, en los patrones de nuestras dietas”, aseguró Christian Peters, uno de los autores del estudio.