Las papas a la francesa fueron inventadas según los galos por ahí del siglo 18, cuando vendedores que se instalaban sobre el Pont Neuf de París las preparaban para los paseantes. Sin embargo, su historia no es tan clara. Existe una controversia porque los belgas disputan su invención, aunque su forma de preparación difiere de la francesa.

Sea como sea, la realidad es que es un plato que se ha vuelto muy popular en todo el mundo y ha inspirado miles de recetas. Para conmemorar su día, te compartimos cinco lugares para comerlas en una versión distinta de la acostumbrada, todos en la Ciudad de México.

Eloise

El restaurante del chef Abel Hernández tiene uno de los platos más hermosos que se hayan hecho con este vegetal. Las suyas se llaman Papas Eloise y consisten en papas a la francesa, jabugo, queso grana padano y aceite de trufa.

Av. Revolución 1521, San Ángel, más información CLIC AQUÍ.

Butcher & Sons

Este sitio con varias sucursales se volvió famoso muy rápido en Instagram por sus papas envueltas en tocino, es simplemente una de las mejores combinaciones que te recomendamos probar.

Para ver las sucursales de este restaurante, da CLIC AQUÍ.

Sud 777

El chef Edgar Núñez se inspiró en este plato de su infancia que le preparaba su papá para desayunar. Sus papas (que en realidad son unos huevos rotos) se preparan con huevos orgánicos fritos acompañados con morcilla casera.

Blvrd de la Luz 777, Jardines del Pedregal, más información CLIC AQUÍ.

Porco Rosso

Aunque quizás los conozcas más por su bbq, no pierdas la oportunidad de probar uno de sus acompañamientos estrella. Las papas Montana van acompañadas de su delicioso brisket, una mezcla de 4 quesos, aderezo ranch y chiles en vinagre.

Sucursales CLIC AQUÍ

We Love Burgers

Acá vienes a cumplir tus antojos más gordos, ¿hay algo mejor que mezclar papas bañadas en crema de queso, carne de res salteada con cebolla, mix de quesos y bacon bites? Esa belleza se llama Animal Fries.

Para ver todas las sucursales CLIC AQUÍ.

¿Qué otras papas a las francesas recomiendas?

Por Issa Plancarte