Si has ido a una boda, seguramente habrás puesto atención en la cantidad de comida que queda. ¿Alguna vez has pensado qué pasa con todos los desperdicios?

Por: Doménica Díaz

México tiene uno de los mayores índices de desnutrición en el mundo, e irónicamente es también uno de los países con más desperdicio de comida –en promedio, el 35% de los alimentos servidos en una boda se van a la basura.

Bajo esta realidad surge Robin Food, un esfuerzo por salvar la comida que terminaría en la basura, rescatándola de los eventos y donándola a quienes más la necesitan.

Foto: Unsplash

La mecánica es simple. Con la mayor discreción posible, los voluntarios de Robin Food llegan al evento una vez que los alimentos se terminan de servir y se dedican a separar y guardar lo que sobra. Pasando un estricto control de calidad, aquella comida en buenas condiciones es destinada a los centros de ayuda y la comida maltratada es destinada a albergues de animales. Por su parte, la comida que no puede volver a usarse es destinada a la elaboración de composta.

Una vez separada, esta es repartida a distintas fundaciones como asilos de ancianos, orfanatos y centros de ayuda.

Foto: Unsplash

Aunque originalmente Robin Food fue pensada para rescatar la comida de eventos sociales, se han ido sumando comedores de empresas y restaurantes establecidos en la CDMX. Hay distintas maneras de ayudar en esta misión, ya sea como voluntario para transportar los alimentos, registrar un evento o hacer una donación en efectivo, que ayuda a comprar los esenciales para llevar a cabo el proceso, como recipientes o gasolina. También puedes registrar una asociación que necesite recibirlos.

¿Tienes un evento pronto? Ponte en contacto con Robin Food y dale a la comida el mejor uso.

https://robinfoodmx.wixsite.com/robinfoodmx

robinfoodmx@gmail.com

@robinfoodmexico