Si eres mujer, al menos una vez en la vida has intentado cortarte el fleco sin éxito alguno, (been there, done that). Pero no te preocupes, si quieres ahorrar dinero ahora que se acercan las posadas y fiestas decembrinas, te decimos cómo hacerlo sin errores que te hagan arrepentirte y querer salir corriendo al salón de belleza más cercano. 

Advertencia: Te recomendamos no ir al extremo. Si tienes el pelo muy largo y ahora lo quieres arriba de la clavícula, mejor sí invierte en un buen corte.

Existen algunos trucos que puedes hacer desde la comodidad de tu casa para que tu melena se vea mejor de lo que está. 

Corta tus putas cada cuatro o cinco semanas

Este punto es clave si lo que buscas es que te crezca o simplemente para mantenerlo en buenas condiciones. Si te cuesta trabajo identificar cuando ya lo necesitas, tan sólo fíjate en las puntas: si están abiertas o cada vez te cuesta más trabajo peinarte, entonces es momento de hacerlo. 
 
Publicidad

Tip: Comienza colocándote al frente de un espejo con el pelo húmedo y desenredado. Después, amárralo haciendo una colita de caballo lo más lisa posible y pegada a la cabeza. Una vez que la tienes, álzala y delicadamente mueve la liga con que la sujetaste para alejarla aproximadamente 5 cm de donde la tenías. Ojo, siempre sujetándola por la punta y llevándola a la parte superior para no crear chipotes. 
 
Después, con unas tijeras profesionales y delgadas (no las que usas para los recortes de revistas), comienza a despuntar poco a poco. Tómate tu tiempo. Si buscas quitar poco, sólo pasa la herramienta a través del inicio de las puntas, eliminando sólo los pelitos que están más largos que el resto. Para quitar más, corta la parte superior en línea recta de donde colocarse la liga. 
 

Finaliza cepillando todo el pelo hacia el frente para medir que el tamaño de las puntas sea igual, sino, quita lo que no necesites. Y ¡listo! Estrenaste nuevo look sin gastar una fortuna.