Manejar un auto se ha convertido en una actividad super cotidiana para todos, lo hacemos casi en automático y a veces nos olvidamos de lo que sentimos la primera vez que estuvimos detrás de un volante.

Esta semana tuvimos la oportunidad de volver a sentir la emoción de manejar por primera vez, solo que esta ocasión no era el coche del papá o el de la auto escuela, era nada más y nada menos que un Jaguar XE.

Para los que no son tan conocedores de autos, les diremos que éste modelo es un Sedán de 4 puertas con ¡247 caballos de fuerza! (O sea corre bien y bonito).

Publicidad

La cita fue en el Autódromo Hermanos Rodríguez, la primera impresión que tuvimos del auto, fue la esperada; ¡wow! Es una perfecta mezcla entre belleza y potencia; al interior todo es comodidad y lujo.

jaguar
Viridiana Zubieta

Pues bien, llegó la tan esperada hora y por fin escuchamos el rugido de su potente motor. Como es obvio queríamos probar la estabilidad y velocidad de este modelo; así que cuando vimos la señal, no hicimos más que acelerar.

Como cualquier mortal, esperábamos que el auto tomara su tiempo para llegar a los 100 km/hr, pero para nuestra sorpresa en menos de lo que pensábamos superamos los 120 km/hr.

A pesar de la potencia del auto, no tiene un motor ruidoso y aunque muchos prefieren “presumir” el poder, a nosotros nos encantó la discreción y elegancia del Jaguar.

Cuando llegó el momento de probarlo en curvas pronunciadas, no nos decepcionó. Su manejo no es nada complicado y el auto responde de inmediato.

jaguar
Viridiana Zubieta

Al final, todo lo bueno termina y como todos unos triunfadores después de cruzar la meta y el punto de premiación en el circuito, tuvimos que bajar de esta maravilla automotriz.

Sin lugar a dudas, quedamos enamorados del pequeño minino, el Jaguar XE; aunque del precio, mejor no hablamos.

Por Viridiana Zubieta