Algunos les llaman “los Romeo y Julieta modernos”. Otros aseguran que se trata de un romance juvenil fantástico y unos más, que se trata de una serie que combina el drama con la ciencia ficción.

En cualquier caso, lo cierto es que The Innocents, la serie de Netflix, que se estrena este viernes, es una historia de amor juvenil llevada al extremo. Combina todos los géneros, lo que la hace atractiva desde el primer momento:

June y Harry son dos adolescentes enamorados, que en casa tienen vidas opresivas y complicadas. Por ello, un día deciden escapar juntos. Rumbo a Londres, su primer destino, son abordados por un misterioso hombre que al poner en peligro a June, provoca lo inesperado: que ella se transforme en el tipo en cuestión.

Poco a poco, June irá descubriendo que tiene este poder de cambiar de cuerpos, hombres y mujeres, que no sabe controlar ni sabe por qué lo tiene. Por otra parte, Harry no sabe si es capaz o no de aceptar a June y su poder, porque ¿qué romántico puede ser abrazar a un tipo barbudo y que no “conoces”? ¿Qué tanto está dispuesto a soportar por seguir con June?

Foto: Netflix.

Platicamos con Sorcha Groundsell y Percelle Ascott, protagonistas de The Innocents, quienes nos dieron algunos detalles de la serie

¿Qué distingue a The Innocents de otras series juveniles?

Percelle: Para empezar, el hecho de que se toca el tema del cambio de cuerpos. Otra cosa es que lidiamos con la ciencia ficción, amor, identidad. Hay varios géneros en el show. Cuando grabamos la serie, lo importante no era el elemento fantástico sino las relaciones de los personajes.

Sorcha: Y quisimos asegurarnos que lo del cambio de formas no era gratuito y que haríamos cosas locas con pantalla verde. Nos queríamos asegurar que su poder es una cosa real, una respuesta fisiológica a las situaciones que enfrentan. De hecho, su condición no se trata como un principio de ciencia ficción, sino como una condición médica. Casi todo lo hicimos con actuación, no queríamos depender mucho en los efectos especiales o en postproducción y creo que es un buen cambio.

¿En qué está basada esta historia?

Sorcha: En la mitología nórdica, casada con la idea que está ahora muy en boga de que cambiamos constantemente.

¿Qué temas no fantásticos toca la serie?

Sorcha: La idea de quién soy, cuál es mi propósito en la vida, dónde encajo y creo que mucha gente se puede identificar con esto porque justo es ese periodo de tu vida en el que todo cambia todo el tiempo y luego sales al mundo real y eso altera todo de nuevo. 

Foto: Netflix.

Son una pareja interracial…

Percelle: Cuando leí el guión, mi personaje no estaba descrito con ninguna raza en particular. Puede ser cualquier persona y eso es refrescante, es lo que la televisión debería de estar haciendo: crear personajes complejos. Las relaciones interraciales son tan comunes que de hecho eso no se toca en la serie. Amas a quien amas, sin importar su raza.

Sorcha: Que yo sea blanca y tú negro es algo que no nos define como personas. Cuando nos eligieron, ese nunca fue un tema de conversación. Simplemente estaban buscando quiénes eran los mejores para los personajes. Además, también creo que estamos más abiertos a cuestionar las reglas arcaicas. Ahora, los productores se preguntan: ¿por qué no deberíamos tener una pareja interracial? ¿Por qué los personajes femeninos sólo pueden ser las madres o las hermanas?

La serie será vista en más de 100 países. ¿Están listos para lo que viene?

Sorcha: Para ser honestos, sólo hemos tratado de ignorar eso, de no pensar, porque sí nos estresa. Solo queremos disfrutar la experiencia por lo que es. En esta industria eres popular un día y al otro no. El peor escenario es que todo el mundo odie el show y si eso sucede, al menos ya vivimos la experiencia.

Percelle: Estamos rodeados por un elenco internacional que lleva años en esto y que han estado en una posición similar a la de nosotros. Nos han ayudado a entender las expectativas de lo que podría venir después. Ya conocimos a otros elencos, como el de 13 razones, y es agradable conocer a actores de nuestra edad y entender sus perspectivas y compartir lo mismo.