La escena del diseño mexicano está apostando por la sustentabilidad. Cada vez más, los diseñadores emergentes apuestan por trabajar con materiales naturales o reciclados, así como por crear alianzas con comunidades locales. Esto ha resultado en piezas únicas, con detalles imposibles de imitar y con una historia sumamente enriquecida detrás.

Estas son algunas de las marcas mexicanas que están apostando por la sustentabilidad.

BAMBOO LIFE

Bamboo Life es una marca especializada en lentes de madera o bambú. El material utilizado proviene de bosques sustentables; es decir, de aquellos en donde se planta un árbol por cada uno que se utiliza. Además, los lentes son decorados con chaquiras en un proceso artesanal, en el cual, la marca trabaja con varias comunidades huicholes que reciben un porcentaje de las ganancias.

OHJA

Toda la línea de bolsas de Ohja es cruelty free, pues está hecha con eco-piel. Fabricada con poliuretano libre de sustancias químicas, la eco-piel tiene la misma resistencia y apariencia que el cuero genuino, pero con el valor agregado de la sustentabilidad. Las bolsas de Ohja siguen una línea minimalista, con accesorios básicos y atemporales.

MAKA

Creada en 2010, Maka busca fomentar el conocimiento de la cultura mexicana a través de accesorios que combinan el diseño contemporáneo con el textil tradicional. La marca colabora con cuatro comunidades indígenas en Campeche, Oaxaca y Chiapas, que se dedican a crear bordados originales para después ser añadidos a piezas como backpacks, carteras y las icónicas alpargatas.

SHFORYOU

Otra marca que apuesta por la sustentabilidad es Sofía Herrera, quien trabaja joyería a partir de plata reciclada y con piedras preciosas obtenidas éticamente. Sus piezas juegan con los tamaños para obtener la forma de figuras mitológicas y animales silvestres.

CARALARGA

Caralarga es un taller mexicano de joyería artesanal. Usa materiales crudos de la naturaleza, buscando conservar su esencia y resaltar sus bondades, transformándolos en piezas únicas. Cada diseño busca transmitir el valor del trabajo manual y la belleza natural de cada material.