Seamos sinceros, si Aquaman no hubiera sido interpretado por Jason Momoa, ¿habría ocasionado el mismo interés?

Muchos de los comentarios que se leyeron en redes sobre la nueva cinta de este súper héroe era que importaba más el actor que el mismo personaje. Y es que, para muchos, el hijo del océano no tenía mayores poderes que “hablar con los delfines”.

Pero la cinta dirigida por James Wan cerró varias bocas con la fuerza de sus olas. Aquí te decimos porqué.

Aquaman salvador

Para muchos, la pelea entre Marvel y DC Comics en cuanto a películas estaba más que ganada para los rojos. Pero Aquaman es aire puro luego de cintas que, digámoslo, son malas, como Batman vs. Superman: El Origen de la Justicia.

Jason Momoa

El hawaiano recibió este personaje como si fuera un regalo. Es intrépido, fuerte y divertido. Además, toma cerveza más no poder, tal como se le ha visto en videos que se toma por diversión.

Amber Heard

Mera es uno de los mejores personajes de esta historia. Sin ella, la búsqueda del tesoro que se desarrolla en pantalla no tendría lugar. Es fuerte, inteligente y enaltece a la mujer. Por si fuera poco, es hermosa.

La búsqueda

El guión es conciso y, si se quiere, simple, pero esto no es malo. Aquí lo importante es que Aquaman encuentre un tesoro y en ese tono se maneja la película, pero siempre en línea recta y sin trabas.

La acción

Gracias por estos efectos y vértigo. No hay un sólo momento en la película que uno no se sienta emocionado. Ya sea en las escenas bajo el agua y o persecuciones en tierra firme, el movimiento te hará sentir en el mismo lugar en el que el heredero al trono libra todas sus batallas.