En 2017, Zöe Kravitz dio mucho de qué hablar con Big Little Lies, la producción de HBO, que obtuvo ocho Emmys, entre ellos a Mejor Miniserie. Y en estos meses las cosas pintan igual: en unos días estrena Animales fantásticos: los crímenes de Grindelwald, la segunda parte del primer spin-off del universo de Harry Potter.

Al respecto, Zoë agita sus “alas” con emoción, pues creció leyendo los libros sobre el joven mago y también viendo las películas. Considera un honor formar parte de este universo mágico y lo que más la entusiasma es poder conocer y hablar con la autora J.K. Rowling.

En la película, la tercera superproducción en la que participa en su carrera (ya estuvo en X-Men y Divergente), interpreta a Leta Lestrange, una bruja de sangre pura comprometida con su excuñado. “Leta tiene un pasado problemático y es una persona complicada. Uno de los grandes temas de esta película es que el pasado te alcanza y todos los secretos salen a la superficie”.

Publicidad

A Zoë aún le cuesta creer que logró colarse en esa colmena “pottérica”. De hecho, confiesa que se sintió parte de ella hasta que estuvo en el estudio de filmación. “Cuando llegas al set y te dan una varita mágica es un momento superloco. ¡Tienes una varita en la mano! Para mí fue épico”.

La actriz sabe que millones de fans estarán pendientes de su personaje y eso en vez de asustarla, le genera mucha emoción, confía en que no intentarán fumigarla. “Eso me inspira a hacer las cosas de la mejor manera, porque a la gente de verdad le importa y es genial hacer algo que el público verá con mucha atención”, concluye Zoë, quien sigue volando hacia donde la lleve el trabajo.

A estas alturas, le pesa que el estigma de su apellido paterno la siga rondando como un insecto que se nutre de este tema. Después de todo, lleva una década de carrera y a sus 29 años ya ha participado en 29 películas y varias series de televisión.

Zoë es una abeja trabajadora que anda en varias colmenas a la vez. Además de ser actriz, ha modelado para marcas como Saint Laurent y también tiene un nombre en el mundo de la música gracias a LOLAWOLF, el dueto de R&B y pop que formó en 2013 con el baterista Jimmy Giannopoulos, y que está en pausa hasta nuevo aviso.