Aún resuena la frase “2 de octubre no se olvida”. Pareciera que estas palabras fueran suficientes para que ya no existan represiones violentas y para garantizar la libertad de expresión. Pero, a 50 años, de ese fatídico 1968, cuando el Estado acribilló estudiantes en la Plaza de la Tres Culturas de Tlatelolco, aún parece hipotético.

Es cierto que se ha avanzado en el camino. En el MUAC, por ejemplo, hay una exposición de gráfica referente al movimiento estudiantil, pero en la misma Ciudad Universitaria, como se vio recientemente, aún hay grupos de choque y/o porros que interfieren con las exigencias de los estudiantes sobre seguridad y dignidad en sus instalaciones.

En la industria cinematográfica sucede lo mismo. Actualmente, las películas sobre este pasaje no tienen tantas trabas para ser proyectadas pero no siempre fue así. “Hasta hace poco no se podía tocar libremente el tema”, dijo Daniel Giménez Cacho en entrevista reciente.

Aquí te dejamos algunos de los ejemplos a los que se refería este actor, quien actualmente protagoniza la serie Un Extraño Enemigo, en Amazon Primer, sobre estos sucesos.

El Grito

El documental realizado por los mismos alumnos de Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM, fue dirigido por Leobardo López Arretche. Inicialmente, el filme duraba 8 horas, pero fue condensado a dos. Nunca logró proyectarse comercialmente. Recientemente, fue restaurado por la Filmoteca de la Máxima Casa de Estudios.

Rojo Amanecer

La censura a esta película se dio incluso antes de filmarla. Cuando Jorge Fons llegaba como director a ofrecer su trabajo a productores, esto le respondían que estaba loco. Una vez filmada con Héctor Bonilla y Demián y Bruno Bichir, el filme estuvo enlatado un buen rato, pues nadie se atrevía a exhibirla.

2 de Octubre. Aquí en México

Este documental de Óscar Méndez logró proyectarse durante los últimos días de mandato de Gustavo Díaz Ordaz, quien fuera presidente al momento de la represión; sin embargo, tiempo después ya no tuvo exhibición.