Muchas son las historias alrededor de las cadenas hoteleras. En Youtube se encuentran testimonios que aseguran que los vendedores usan técnicas macabras para vender. 

Ese fue el punto de partida de Tiempo Compartido, cinta que ganó la categoría de Mejor Guión en el pasado Festival Internacional de Cine de Sundance. Además recibió dos premios Ariel a Mejor Actor a Cuadro (Andrés Almeida) y Mejor Coactuación Masculina (Miguel Rodarte). 

“Cuando yo era niño, mi madre vendía tiempos compartidos. Pasé un año viviendo con mi madre y hermana en hotel, parecido al de la película, pero en Puerto Vallarta. Escribí la historia con Julio Chávez Montes y quería hablar de este universo. Me pareció un universo interesante y poco explorado. Es macabro, pero también tiene mucho humor, que es mucho lo que hago.

“Lo único que les interesa a los tiempo compartidos es vender. Era una premisa un poco absurda, pero realista. Fue muy rico hacer la investigación, escuchar y leer los testimonios de familias que han dicho que hasta los drogan para firmar los contratos. Que los manipulan de manera impensables, con técnicas como de Guantánamo, de la CIA”, contó el director Sebastian Hofmann.

La trama

En el filme es protagonizado por Luis Gerardo Méndez, Cassandra Ciangherotti y Miguel Rodarte. La trama es sobre un par de familias que se ve obligadas a compartir una villa. Eso pone a prueba la paciencia y adaptación de los personajes.

“Tiene que ver con esta sociedad en la que vivimos en la que ya ni siquiera hay un explotador. Ya no tienes a alguien diciéndote que tienes que trabajar más. El mundo ha logrado meternos un chip en la cabeza que dice que tú eres tu propio explotador, que tú sabes que puedes trabajar más horas, que puedes llegar más lejos.

“Mi personaje tiene que ser buen padre de familia, tiene proveer, que darle las mejores vacaciones a su hijo, ser un buen esposo. Y cuando está de vacaciones tiene que pasársela bien, y bailar en la alberca… hasta que enloquece”, compartió Luis Gerardo Méndez.