El discurso político con el que abre The First Purge es una denuncia en la era de Donald Trump. Esta cuarta entrega de la saga aborda el racismo, un tema no tocado antes en las cintas. En un país donde la presidencia del empresario ha levantado el nacionalismo extremo, la precuela toca su actualidad.

Los rednecks buscan mejores condiciones de vida, pero discriminan entre “razas” para dejar fuera a quienes formaron Estados Unidos: los migrantes. La frase que domina es “America, a nation reborn. Let’s dream again”, ¿te suena familiar?

The First Purge es la explicación del experimento psicológico que comenzó en Staten Island, Nueva York. Doce horas para “liberar la violencia” y depurar. Quienes cometan crímenes recibirán cinco mil dólares.

Identificamos varios mensajes anti Trump ocultos en esta cinta que se estrena este 20 de julio.

El objetivo de la purga

El NFFA, partido con la mayoría en el congreso, ordena el experimento de la depuración. Con el pretexto de disminuir los niveles de violencia, el proyecto de 12 horas comienza para darse cuenta del engaño. El grupo que gobierna Estados Unidos apoyó la purga con el motivo oculto de disminuir a la clase social baja, los afroamericanos. Su excusa es que mantener los programas sociales es costoso. Así que el dirigente del partido manipula el experimento para lograr mayor participación criminal y hacer una depuración nacional donde prevalezcan los blancos.

Una cita famosa de Trump

Una referencia directa al presidente estadounidense es cuando a la protagonista, Nya, la ataca un violador durante la depuración. Cuando logra deshacerse de él, la joven grita la frase que Trump dijo en 2005, “grab them by the pussy”. Dicha quote fue durante el programa Access Hollywood donde Donald alardeó que al ser famoso, tiene poder sobre las mujeres. El fragmento de la entrevista se lanzó en 2016 cuando era candidato a la presidencia.

Una supremacía blanca exacerbada

Varios grupos de supremacistas blancos aprovechan la depuración para sacar su lado más racista. Vestidos como integrantes del KKK, atacan a los ciudadanos de Staten Island en iglesias, departamentos y refugios. Así aluden el aumento de las ideologías extremistas en Estados Unidos. Hasta les llaman “animales” a los afroamericanos, de nuevo, como referencia al momento en que Trump calificó de esa forma a los indocumentados, durante un discurso con policías en la Casa Blanca.

Masacre en Charleston

Una de las imágenes que retoma The First Purge es la masacre en Charleston, Carolina del Sur. Este ataque fue directamente a la población afroamericana que asistía a la Iglesia Metodista Episcopal Africana. Durante las 12 horas del experimento, un grupo se refugia en un templo religioso, pero un grupo de supremacistas blancos los atacó. Algunos murieron.

Por Natalia Chávez