El apocalipsis ha sido tema central en el cine, más allá de razones religiosas, por el desgaste que como seres humanos hemos causado a la Tierra. Cada 11 de julio, la Naciones Unidas conmemoran el Día Mundial de la Población como un llamado urgente al cuidado de los recursos naturales y el espacio.

Para recordarlo, tenemos cinco películas que abordan esta temática. Cada uno de estos filmes plantea un escenario diferente de lo que podría pasar si continuamos en la inconsciencia. Prepárate para este maratón.

Guerra Mundial Z (2013)

Brad Pitt interpreta a un investigador de las Naciones Unidas que debe rescatar a la humanidad de un apocalipsis zombi. Pues debe destruir un virus diseñado y propagado por los seres humanos. Producida por el mismo Brad, Guerra Mundial Z recaudó 540 millones de dólares mundialmente y estrenará secuela en agosto 2019.

Interstellar (2014)

Publicidad

Cuando la Tierra llega a su límite, hasta ser un lugar inhabitable, un grupo de expertos toma la misión de encontrar otro planeta para la humanidad. Aunque el plan original era que Steven Spielberg dirigiera Interestelar, cuando el guión cayó con Christopher Nolan, el inglés pidió quedarse como director.

Sector 9 (2009)

Con cuatro nominaciones a los Premios de la Academia, Sector 9 plantea la coexistencia de humanos y alienígenas. La historia se ubica en Johannesburgo, Sudáfrica, lugar donde cae una nave espacial y agentes descubren las armas que estos seres trajeron. Para apoderarse de ellas, encierran a los extraterrestres en un campo de concentración.

Wall-E (2008)

Disney no podía dejar de hacer conciencia de la sobrepoblación, así que junto con Pixar creó a Wall-E. Él es un pequeño robot de limpieza que recolecta piezas destruidas en la Tierra, evacuada 700 años atrás por la acumulación de basura. Como garantía, esta película fue la primera de Pixar en obtener seis nominaciones al Óscar.

Cuando el destino nos alcance (1973)

Es la película más antigua de la lista, así que quizás preparó el terreno para las demás, al narrar un mundo apocalíptico, situado en 2022, donde el caos es la regla por la falta de alimentos y la pobreza. Así, la perversa solución es canibalismo disfrazado: utilizan restos humanos para crear nuevos alimentos.

Por Natalia Chávez