Va más allá de contar historias particulares, todas importantes y necesarias, sobre miembros de la comunidad LGBT+. El cine retrata, acerca, sensibiliza, y estas cintas puntualizan que hay una lucha; que si hoy podemos gozar y premiar con Óscares a filmes como Call Me By Your Name es porque muchos han levantado la bandera de arcoíris y encarado al mundo.

Son justo estas historias las que elegimos como parte de este listado, son estas tramas las que nos colocan en el frente. Jonathan Saldaña, coeditor de Reportajes de Grupo Expansión, hizo un análisis sobre las cinco películas con las que nos enorgullecemos de la comunidad en el marco del mes y la Marcha Por El Orgullo LGBT+.

Pride (2014)

Esta cinta explora el origen de la lucha LGBT en el Reino Unido, específicamente en el intento de unos activistas por conectar con el gremio minero y así unir fuerzas.

Publicidad

“Muestra a esta sociedad minera que, con sus ciertas costumbres, los confronta con la comunidad (LGBT). Los hace cuestionarse sobre: ‘¿debo recibir la ayuda de estas personas? ¿puedo? ¿soy gay si lo hago?’. Lo que me parece más interesante es que cuando acaba, como persona gay tienes un deseo genuino por hacer algo. Te motiva a actuar y cuestionar: ‘¿por qué no fui yo ese gay, en ese movimiento, haciendo algo por mi sociedad, mis derechos y por la empatía que genera alguien totalmente ajena a tu universo  como puede ser un minero'”, comenta Saldaña.

Milk (2008)

Harvey Milk (Sean Penn) se convirtió en un referente del movimiento gay al convertirse en el primer político abiertamente homosexual en luchar por los derechos en San Francisco, California.

“Exhibe las tramas de la política estadounidense y cómo un personaje así, para la época en la que surgió, se convirtió en una ‘pieza molesta’ para el sistema y no desde afuera, como homosexuales luchando por sus derechos, sino una ‘pieza molesta’ dentro del sistema. Era uno más de ellos pero que te confrontaba y estaba a tu nivel en el uso del poder”, opina el periodista, quien entrevistó a Daniela Vega (la actriz trans chilena más representativa del año) para nuestra portada de junio.

Paris in Burning (1990)

Retrato sobre la escena drag en el Nueva York de los años 80 y las expresiones artísticas como el voguing.

“Este documental expone cómo la exigencia de los derechos en la comunidad LGBT+ a veces conlleva expresiones estrambóticas e hiperbólicas en las que llevarlo al exceso es parte del reclamo”.

Oriented (2015)

Documental sobre la situación de la comunidad, particularmente de homosexuales varones, en medio del conflicto palestino-israelí, y de cómo muchos palestinos tienen que moverse a Tel Aviv para poder encontrar espacios de apertura.

“Cuando se habla de ese conflicto, se habla de la guerra, los afectados y las muertes, pero aquí hay un factor que tal vez parece menor si lo comparas con la vida de las personas, pero a final de cuentas habla de la incapacidad de expresarte y tener libertad”, señala el autor de la columna #EsDeJotosCaminarDeLaMano.

Dream Boat (2017)

Retrato sobre un crucero en el que tanto la tripulación como los navegantes son hombres gay, con un poco de travestismo y drag, pero particularmente hombres.

“Se centra en ciertas historias de algunos de los tripulantes y es interesante porque habla sobre cómo ha sido para algunos el salir de países en los que la homosexualidad puede representar la cárcel, y al mismo tiempo muestra la vida contemporánea del homosexual y cómo hay clichés y estereotipos sobre el aspecto físico y el hedonismo”.

Por Enrique Navarro