Al parecer, Alan Rickman se sentía frustrado y no estaba contento por su papel de Snape en Harry Potter, según revelan documentos personales del difunto actor.

Entre los archivos vendidos en la feria de libros raros de ABA en Londres, estaba una postal de David Hayman, el productor que eligió a Rickman para interpretar al malévolo maestro de Harry Potter, Snape.

“Gracias por hacer de Harry Potter y la Cámara de los Secretos de 2002 un éxito. Lo sé, a veces te sientes frustrado, pero sé que eres parte integral de las películas. Y eres brillante”, se lee en la postal.  

Otra carta escrita por el actor, decía que no estaba contento porque a su personaje no se le daba la importancia que ameritaba. Todos los documentos fueron valuados en 950,000 libras, incluyen cartas del Príncipe de Gales, Bill Clinton, Tony Blair y la autora de la saga, JK Rowling.

Dentro del archivo también se encuentra el guión de su primer película, Die Hard, en la que interpretó al terrorista Hans Gruber.

Alan Rickman murió a causa de cáncer de páncreas a principio de 2016. La noticia de su fallecimiento conmocionó al Hollywood y sobre todo a sus compañeros de Harry Potter, quienes en ese momento compartieron emotivos mensajes sobre el intérprete de Snape.